miércoles, 26 de agosto de 2009

Hallelujah



Acabo de presentarme a cuatro concursos literarios, de poesía y relato corto. Son muchos ya en mi vida, pero nunca demasiados. No me gusta esa palabra: “demasiado”. Ahora sólo cabe esperar el fallo del jurado. Que, por supuesto, siempre falla y nunca me concede el premio que sin duda merecen mis letras articuladas de tal forma que conforman un relato o un poema.
Me gusta el ritual, la preparación del sobre con la obra, con la plica, la búsqueda de un lema, escribir mi pseudónimo. Me gusta llegar a la oficina de correos, certificar el sobre y advertir al estafetero que el remite debe ir en blanco porque envío mis sueños a un concurso literario donde el anonimato es base. Me ha atendido siempre un señor que, desde que le dije en una ocasión “certificado, urgente y a ser posible también bendecido”, dibujaba en el aire una cruz ante el sobre tras sellarlo. Ayer supe que se ha jubilado. Me atendió una chica joven, funcionaria reciente o interina que se abre paso, que me deseó suerte. Si fuera por los funcionarios de correos de mi pueblo, ya tenía el Nóbel.
Ahora espero. Siempre estoy atento, cercanas las fechas del dictamen del jurado, al teléfono, al correo electrónico, a señales de humo, a palomas mensajeras…y es que no sé cómo avisan, cómo llega la que sería felicísima noticia. Luego, cuando todo pasa y nada gano, continúa el ritual. En una carpeta de mi ordenador tengo todos los certámenes a los que me he ido presentando, tras el nombre del certamen y el título de la obra que presenté, tengo que añadir: lamento escribir que no hubo suerte.
¿Nada gano? Esto no es del todo cierto. Una vez quedé finalista en un concurso de relatos cortos, lo cual supuso la publicación del mismo. En casa tengo el libro. Mi primera y única historia publicada. La calidad de los relatos es tan lamentable que no he vuelto a presentarme a ese certamen. Sin embargo, cuando recibí una carta comunicándome eso, que había sido finalista, estuve bailando en mi casa, solo, unas dos horas.
¿Nada gano? Bueno, eso no es del todo cierto. Yo creo que tener ilusión es siempre una victoria. Y las decepciones, después de tantas (de decepciones literarias hablo), duelen ya poco. Comenzar a escribir algo y llegar a terminarlo es otra victoria. Escribo porque no podría no hacerlo. Lo hago desde siempre. Estoy convencido de que lo llevo en mis genes, aunque no haya crecido en un ambiente literario, aunque en mi casa los primeros libros que entraron fueron los que yo compraba, aunque a mis padres les cueste sudores y faltas de ortografía escribir una frase simple de sujeto, núcleo y predicado (faltas de ortografías, por cierto, llenas de esfuerzo y ternura. No como las que aparecen actualmente en institutos o universidades, tan grotescas y zafias). Mi madre me dice: “ay, Juan, se te va a caer el piso con tantos libros”. Y el caso es que yo creo que lo piensa de verdad. Mi madre es maravillosa.
A lo mejor algún día abren ustedes este blog y se encuentran con una entrada en la que diré que he ganado un concurso literario. De ser así, han de saber que la música que acompaña a estas palabras estará sonando en mi biblioteca a toda voz. Han de saber que estaré llorando de pura felicidad. Escribo para ser leído, no entiendo cosa distinta. No guardo nada en un cajón. Lo doy, lo enseño, quiero que mis amigos me lean. Algún día, cada vez más cercano, concluiré mi novela. La releo, releo lo que llevo, y a veces me gusta. Otras no tanto. Supongo que esas dudas son habituales. No la daré por finalizada hasta que no pase un examen estricto por parte de quien es mi mayor crítico, alguien capaz de darme “caña” a base de bien, que puede llegar a ser despiadado y que nunca está conforme del todo: yo mismo. Debido a mi horario laboral, suelo irme a la cama sobre las dos de la noche. Da igual: a las siete de la mañana suena mi despertador. Me levanto sólo porque quiero escribir. Porque tengo que hacerlo.
A lo mejor, algún día, abren mi blog y se encuentran con la noticia de que he ganado un certamen literario.

A lo mejor esta entrada es una premonición.

Han de saber, si llega el caso, que ya le habré dado a Lola un beso no apto para menores.

38 comentarios:

mangeles dijo...

¡Qué grande¡ ... Sabes Juanma, hay mucha gente que dice que no se puede conocer a las personas por internet. Que no se puede saber como es una persona, sólo por leer como escribe, como se expresa. Y a lo mejor es verdad. Pero yo llevo leyéndote apenas unos días y diría, y aseguraría, y pondría la mano derecha en el fuego, que eres una "gran" persona, una "buena" persona. Por encima de tus otras virtudes o defectos, estoy segura que lo que siempre dicen de tí tú familia y tus amigos es que eres UN HOMBRE BUENO.

Ojalá ganes uno de esos concursos literarios. Sería fantástico conocer a un "famoso y premiado escritor".

En cualquier caso... es un placer leerte y saber que por Servilla hay un hombre bueno.

Un beso. ¡Y suerte¡

@ngelluz dijo...

jajajajajajaja mi lindo Juanma...es premonitorio tu artículo (me lo dijo un pajarito lunático :P)

Me gusta esa manera tan tuya de escribir, que hace que llegue y uno se sienta identificado y sobre todo familiarizado contigo y te lo está diciendo una simple mortal que camina con los pies descalzos sobre la luna.

Juanma, te dejo un besito dulce de luna (con el permiso de Lola...

José Miguel Ridao dijo...

Pues lo mejor que haces es seguir presentándote, eso mantiene viva tu ilusión por escribir. Además, todos sabemos que nunca se lleva el premio el mejor escritor.

Un abrazo.

sevillana dijo...

En un descanso de mis estudios he estado leyendo tu entrada que me encantó pero lo más importante es lo que tu sientes cuando escribes que nos lo trasmites a todos los que estamos al otro lado de la pantalla.
Espero y deseo que ganes el concurso literario, te lo mereces.
Besitos

Juanma dijo...

mageles: y no olvides que también un tanto fulero. Muchas gracias por tus palabras. Un beso fuerte.

@ngelluz: mi niña, una simple mortal capaz de escribir poemas que son una delicia. Una locura. Besos.

Ridao: total, José Miguel, si escribo y escribo, qué pierdo presentándome, ¿verdad? Y, amigo, por fortuna sí hay certámenes que ganan los mejores. Por eso ganaré yo alguna vez. Un abrazo.

sevillana: querida madrina, qué alegría, cómo te va...se te echa de menos muchísimo. Cuídate. Un beso requetegordo.

Ranzzionger dijo...

Algunos podremos decir entonces, ¿sabes que leímos un post en el que el escritor presagiaba lo que haría cuando ganara este premio? Una cosa, cuando lo ganes y empieces a vender libros, no pierdas nunca ni el entusiasmo ni esa frescura que destila el texto. Por cierto, para mí, éste es de premio.

dama dijo...

Seguro que lo consigues. Yo he escrito una novela en este exilio. En mi casa nadie tiene estudios, ni yo soy universitaria, todo lo que tengo se lo debo a la genética de mi abuelo y a lo que he leido, desde Mortadelo y Filemón hasta Vargas LLosa.
Estoy segura de que eres escritor, y para mí, ya has ganado un premio, mi admiración.

Juanma dijo...

Ranzzionger: a estas alturas, querido maestro, con tan poco como uno tiene, menos pierde. Muchas gracias, un abrazo.

Dama: querida Reyes, qué placer verte por aquí, qué alegría. La admiración es mutua, por descontado. Un beso, mi querida dama.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Si no sigues presentándote jamás lo lograrás.
Que te lean lo que escribes ya lo consigues pues algunos estamos deseando ver algo nuevo tuyo para lanzarnos a devorarlo.
Ánimo y suerte.
Por cierto, aunque no ganes, dale el beso indecoroso a Lola que siemprre será un primer premio.
Un abrazo

SUSANA dijo...

Querido Amigo:

Sin dudas, la literatura está en cada célula tuya. Creo que fue Proust quien dijo algo como "La obra de arte es un amor desdichado, que fatalmente presagia otros". Así lo vive el escritor, como una lucha permanente con esas voces interiores, que pugnan por salir en letras...y nunca termina ahí, la obsesión siempre vuelve.

Dar a conocer tus trabajos, concursarlos, es parte de la tarea. También la expectativa, la reacción de los lectores.
Me alegra muchísimo que transites ese camino muchas veces ríspido, de los concursos, y con este ánimo. Y compartas las sensaciones.

Te acompaño, desde mi admiración y cariño por Vos y por supuesto, cuando llegue -que llegará sin dudas- el momento de festejar, estaré con mi copa en alto, muy cerca tuyo.

Adelante, siempre Adelante Juan Manuel!!! sigamos persiguiendo sueños ¿Acaso existe tarea más digna?

Besos mil Querido Amigo!

Er Tato dijo...

Te iba a desear suerte, amigo Juanma, pero me temo que serán los demás quienes precisen de ella, así que al toro. Ya nos contarás para que Juan el Manteca escriba una reseña en su columna semanal.

Un fuerte abrazo

P.S.: Por cierto, yo que tú le hacía caso a Rafael y le daba un beso de esos a tu Lola

Leticia dijo...

Espero ese dia, Juanma, lo espero de verdad. Y si quieres bailar, bailamos... no vayas a hacerlo solo.

Juanma dijo...

No cogé...: gracias Rafael. Y sí, daré ese beso a Lola, que ahí me llevo hasta los accesits. Acabo de enlazar tu blog a mío, como decíamos cuando niños: "ya somos amigos, ¿no quillo?"

Mi querida Susana: querida amiga, querida mía...cómo me saben de bien siempre tus palabras. "Ríspido", por cierto, no la conocía. El festejo será sonado. Y no sé si hay alguna tarea más digna que la de perseguir sueños. Entiendo que no. En cualquier caso, si la hubiera, no creo que me interesara mucho por ella. Besos, besos, besos, besos...

Juanma dijo...

Mi Tato: a ver si algún día hubiera suerte, amigo...invito yo, por supuesto. Y sí, ya se lo he dicho también a Rafael: para qué demorar ese beso. Otro pa tí, ea!!!

Leticia: bailemos, bailemos y que a la fiesta le cueste concluir. Besos.

siempreconhistorias dijo...

Me entra una envidia enorme (¿se puede medir?) de tu constancia y seguridad y... Me encantará brindar contigo el día en que esos premios comiencen.
Un beso.

Juanma dijo...

siempreconhistorias: muchas gracias por este comentario y el que has dejado en la entrada anterior. ¿Brindar conmigo? Faltaría más...soy un chico fácil y, además, será un placer. Besos.

Manuela dijo...

Paciencia que todo llegará y tú estarás ahí para sentir 100% ese momento, y luego transmitírnoslo de la mejor de las maneras, como sólo sabes hacerlo tú ¡¡Mucha suerte!!

Juanma dijo...

Querida Manuela: inmensa la alegría de verte. Muchas gracias, muchos besos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mucha suerte amigo, y hay seguir, el que quiere algo, algo le cuesta, pero al final siempre queda la satisfacción.

El callejón de los negros dijo...

La llamada te producirá al colgar una sensación extraña... buscaras un beso para sellarla...

Seguro que llegará.

Antonio

Juanma dijo...

Javier: gracias, amigo, la satisfacción siempre está al final. Y al principio. Un fuerte abrazo.

Antonio: qué de tiempo, amigo, me alegra mucho leerte de nuevo. Un fuerte abrazo.

marisa dijo...

Bueno Juanma, regreso de mi última escapada y leo una entrada que me llega muy hioondo...hace unos días le comentaba a una amiga que no me gustan mucho los concursos, que no me gusta elegir ni ser elegido, que me produce una tremenda tristeza que luego hagan desaparecer todas esas palabras que los escritores envían con tanta ilusión...De jovencita participé en un porrón, unos de más categoría (que por supuesto no gané:))) y otros más humildes que alguna vez decidieron tenerme a bien darme un reconocimiento o un accesit(palabrejo donde los hayaA mí me gusta leerte y disfrutar de tus historias y tus versos, y robartelos y compartir con vosotros mis textos aunque no sean dignos de ningún concurso o aunque merecieran ser galardonados.El mejor premio es tener lectores y poder compartir con ellos.Te beso guapo.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Cambiarán los carteros, pero que nunca cambie tu ilusión y que cada día vaya a más.

Besos

Juanma dijo...

Marisa: querida mía, totalmente de acuerdo contigo. Como siempre, por otra parte. El blog me ha dado lectores que son, además, buena gente. Por eso quiero tanto a mi blog. Un beso.

Luz de Gas: querido Juan, creo que mi ilusión tiene garantía de por vida. Un beso, mi luz de gas.

María Socorro Luis dijo...

Llegará, Juanma, ya verás.
¿ Y el premio que te damos todos los que te leemos?

Con mis mejores deseos, un abrazo. Soco

Juanma dijo...

Soco: ah, querida, ese premio es innegociable. Te lo aseguro. Gracias y besos.

desnuda en otoño dijo...

NO pierdas nunca esa esperanza por conseguir lo que quieres y no te preocupes porque tus amigos y los que te leemos cada dia nos encanta tu blog. Y Sobre las falta yo soy una experta en ellas porque cadavez que escribo algo, antes de publicarlo tienen que corregirmelo mis hijos besos y suerte

América dijo...

Premonición???....
Por supuesto te deseo éxito,insistiendo,publicando,escribiendo todo puede llegar.

Valoro por encima de todo la pasión que sientes por escribir y comunicar,por interesar y cautivar.
Te seguimos apoyo no te falta,talento tampoco,perseverancia y tiempo que eso llegar.

Un fuerte abrazo,seguro estaremos todos para compartirlo......

América dijo...

Que llega Juanma eso llega!

dijo...

Le diré a mi abuela que te ponga una velita. No me preguntes por qué, pero a mí casi siempre me funciona. Entre tu entrada premonitoria y esto, seguro que algo interesante cae. Mucha suerte, querido. Y muchos besos.

Juanma dijo...

desnuda en otoño: muchas gracias. En verdad es un premio, diario, la gente que entra por aquí. Un beso.

América: mi perseverancia, junto con mi voluntad, va y viene. Pero nunca se marcha muy lejos del todo. Un beso.

Té: esa velita de tu abuela, querida, es un premio encendido. Un par de besos para mi chica favorita.

PIZARR dijo...

Juanma, tú lo has dicho nuestros sueños acostumbran a ser reales, más a menudo de lo que la gent ecree. Lo que ocurre es que mucha gente no se molesta ni en soñar y de esa forma malamente se les cumplirán nunca los sueños,

Seguro que cuando menos lo esperes recibes esa llamada o ese correo que de alguna manera premie tu dedicación a esa bella actividad que es escribir.

Como siempre he leido hacia atrás... todo lo atrasado... jajaja... y sigo comprobando como te dice Mangeles que si se conoce a las personas a través de este medio. Te adivino esa buena persona que ella nombra.

Un abrazo Juanma

SIB dijo...

Juanma estoy más que segura que cuaquier día de este invierno que a puntito está ya de hacer su aparición, vas a sorprendernos con esa tremenda noticia al fin se reconoce tu talento...
De todas maneras yo ya creo que has ganado muchos concursos, has debido recibir muchos premios, muchisimo reconociemiento en forma de cariño y es que leerte sea lo que sea es siempre una sorpresa, un placer en definitiva...
Asi que date por galardonado ya Ok?
Un beso

Marta María López dijo...

Aterrizo en este blog desde Miradas íntimas.

Ánimo, hombre. A todo el mundo le gusta que le den el premio del concurso al que se presenta, por supuesto, pero el hecho de que no te lo concedan no mengua en nada el valor de lo que escribes, ni lo aumenta el hecho de ganarlo.

Hay que escribir, escribir y escribir. Y de vez en cuando rezar, aunque uno sea ateo, para que la suerte nos acompañe.

Saludos.

Aïcha dijo...

Muchisima suerte y espero de corazon que ganes.

De todas maneras pienso que ya ganas mucho, porque tienes muchos seguidores que esperamos una entrada tuya con impaciencia. Un beso y animo

Juanma dijo...

Pizzar: muchas gracias por tu palabras. Sigamos soñando, sí. No es gratis, como afirma el lugar común...pero no suele estar mal. Besos.

SIB: así es. Los amigos que aquí entran me quieren bien. Eso es imprescindible. El mejor premio. Besos.

Marta: no vienes de mal sitio, no. Espero que la pista de aterrizaje estuviera despejada. Y muchas gracias. Tendré que revisar mis papeles, a ver si encuentro alguna oración. Bienvenida. Un beso.

Aïcha: qué bueno verte de nuevo. Me da mucha alegría. También gracias a ti y muchos besos.

Marian dijo...

Juanama, ganes o no ganes ese concurso, enhorabuena por tus escritos (esta entrada es magnífica). Si ganas, ole: bien merecido lo tienes. Si no es así, piensa que la mayoría de las veces son las derrotas, no los éxitos, los que nos hacen ser mejores. Un abrazo.

Julio dijo...

Esta vez ganas, querido amigo.