sábado, 15 de agosto de 2009

Manuel Molina en estado puro...



Viví en el corazón del barrio de Triana, calle Pelay Correa para más señas, durante casi tres años. Inolvidables. Parte de lo que soy, nació allí. Vivía solo y, en los tres años, tuve una mudanza: del piso primero al bajo de la misma casa.

En una ocasión, comprando en un ultramarinos, escuché una voz a mi espalda mientras me atendían: "¡¡compadre!!, usted tarda un rato en cerrar todavía, ¿no?, es que voy a recoger a mi chiquilla al colegio, para pasarme luego..." Me volví para curiosiear a quién pertenecía aquella voz familiar. Era Manuel Molina. No le dije nada, que no me gusta molestar. Guardo aquel recuerdo como si hubiera sido una aparición.

Y nada más. Estoy escribiendo una historia tabernaria que dedicaré a mi colega bloguero "Er Tato" y que no termina de salir ni de gustarme. Pero bueno, aunque queda un pelín presuntuoso, he de decir que aún está por nacer el texto que se me resista.

Tenía ganas de saludaros, sólo eso. Ya vendrán otras historias, tabernaria la próxima...en ello estoy.

13 comentarios:

@ngelluz dijo...

Siempre será un lujo leer tus historias.
te quiero mucho Juanma.

Besitos dulces de luna si?

Er Tato dijo...

Historias tabernarias... Saca el canalla que llevas dentro y te salen solas.

Un abrazo

mangeles dijo...

¡Que grande Manuel Molina¡...

Tranquilo, lo ha prisa....la historia que nos has contado es "única" por ser parte de tú vida. ¡¡¡Yo le habría hablado¡¡¡ JEJE... me gusta hablar a los famosos (a algunos), para que me miren, y existir un segundito para ellos. Al Director de cine británico KEN LOACH, me lo encontré en la Plaza de Neptuno, unas navidades, y le pregunté en inglés si era él...y me dijo que no, no, no....su mujer (o la mujer que iba con él) me miró y me dijo que sí, que era él, jeje ADORO SU CINE.

Y así con otros...

En realidad no quiero decirles nada...pero es...por eso...por escuchar su voz, y sentir su mirada (normalmente de ...por Dios...una pesada..jeje).

Un beso.

Anónimo dijo...

El año 78 en un colegio mayor de la Autonoma de Madrid escuche a Manuel y Lole.Maravilloso.
Un saludo.

marisa dijo...

Qué hermoso ese tapiz que tejemos con los recuerdos.Gracias a ellos recobramos lo que fuimos y comprendemos lo que somos.Hala, a escribir, que lo estamos esperando.un besazo

América dijo...

La expresion artística de este hombre tiene la propiedad de entrar al corazón derechito y sin paradas,desgarra a jirones el cante con ese duende difícil de tener.
De antología aquel dúo Lole y Manuel lastima que sus caminos se separaron.

Entiendo ese cálido recuerdo que guardas y compartes hoy con nosotros,no es para menos.

Mi novia se llama Estrella y tiene un firmamento solo para ella.....Que letra!!!!!

Esa historia tabernarias deben ser de lo mas interesantes como dice el señor"Er tato",hecha para afuera!!!! ....

Un abrazo Juanma,como siempre una delicia leerte!!!!!!!! Olé.

Ranzzionger dijo...

Esa historia promete. A ver por dónde sale esa historia de tabernícolas apoyados sobre una barra y contándose batallitas maceradas en alcohol. Un abrazo agosteño.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

No hace falta sacar al canalla, lo llevamos dentro.

Salud.

SUSANA dijo...

Si es lo que digo, para salvar el alma de esta argentina, están los amigos!

Pido disculpas y me arrodillo en el correspondiente altar...no recuerdo conocer a Manuel Molina!

Y siguiendo con las confesiones...Mozo! Otra ronda!
Pocas cosas me fascinan más del universo masculino que esa costumbre de "irse de copas", qué agradable! Siiii, también salgo de vez en tanto de copas con las amigas (siglo XXI a las cosas)pero no es lo mismo, Juan Manuel! Se siente como si copiáramos un ritual que no nos pertenece!

Vale, imaginarás con qué gusto espero esas historias tabernarias!
Abrí la puerta y dejalas salir!

Besos, besos y más besos para Vos!

Juanma dijo...

@ngelluz: siempre son un lujo tus besitos de luna. Más para tí.

Er Tato: la próxima va por usted, maestro...

mangeles: algún día te contaré mis encuentros con Carlos Herrera o, por ejemplo, con el duo "Cómplices" (una noche mágica, sólo ellos y yo)...no siempre me cayo como hice con er Manué. Besos.

Juanma dijo...

Anónimo: envidia cochina me das...en el 78 aún no había hecho un servidor la Primera Comunión. Un abrazo.

Marisa: ay, Marisa, en ello estoy, escribiendo. Va a salir algo...digo yo. Besos.

América: las letras del flamenco, tú bien lo sabes, son impagables. Besos.

Juanma dijo...

Ranzzioger: querido maestro, ¿qué tal? ¿de vacaciones? Un fuerte abrazo.

Javier: basta un pequeño despiste para que asome el canalla haciendo alguna canallada. Abrazos.

Susana: hay que remediarlo, busca cualquier cosa de "Lole y Manuel"...y a disfrutar. ¿Griposa, por cierto? Cuídate, cuéntame.
Ah, y ese "ir de copas" masculino...tiene más sombras que luces. Besos, besos, besos, besos...

siempreconhistorias dijo...

Parto para tu historia tabernaria ahora que me sé pronta en Sevilla y me paró aquí para envidiarte lo vivido y volver a escuchar a Manuel de.
Qué bella, Juanma.
Gracias.