domingo, 23 de agosto de 2009

A mi madre...




Esta entrada está dedicada a una persona con la que tengo una deuda impagable: a mi madre, que me dio la vida, en primer lugar, y luego facilitó las cosas para que fuera viviendo.
Uso una copla de la comparsa gaditana “El Vapor”, una de las agrupaciones que más me gustan, si no la que más, de todas las que conozco del Carnaval de Cádiz. La “traduzco” más abajo porque el sonido no es el ideal y porque entiendo que muchos amigos que por aquí entran no tendrán el oído familiarizado con estos cantes.
El motivo de esta dedicatoria nada tiene que ver con que yo sea un hombre “madrero”. No me gustan esos tipos. Suelen buscar una mujer y una boda sólo para que sigan ejerciendo de la madre que han dejado al salir de casa. Suelen comparar a la esposa con la madre y, en esa comparación, la esposa sale perdiendo. Así que, lo dicho, no me gusta nada un tío madrero. Podría llegar a odiarlos si supiera qué cosa es el odio. No comparo entre mi mujer y mi madre, qué manía esa de comparar, siempre tenemos que estar en pie de guerra, siempre liados con alguna elección. Yo, por fortuna, tengo otros entretenimientos. Mi madre me dio una vida que Lola ha llenado de contenido. Y punto.
Cuando le dije a mi madre que acababa de comenzar una relación con Lola, su respuesta fue: “Mira, Juan, aunque no tenemos mucha confianza, yo sé que muchas mujeres te han hecho daño y a mí me ha dolido mucho. Pero si ahora eres tú quien le hace daño a Lola, me va a doler mucho más”. Había captado, la puñetera, que en aquella relación que principiaba, Lola tenía mucho que perder porque, por entonces, ella estaba más enamorada de mí que yo de ella. Había captado que Lola era la mujer de mi vida y temía que yo, siempre tan volátil, pudiera meter la pata.
Dedico esta canción a mi madre porque ha pasado por una mala racha, pequeña depresión (siempre es pequeña para quien no la padece, ¿verdad?), de la que por fortuna está saliendo. ¿Acaso pensabas, querida mamá, que íbamos a dejar que no tuvieras ganas de reír?

Estas cosas son las que se cuentan a los amigos, ¿no?

Canción:

Antes de hacer las maletas,
quiero decirte chichilla,
que la mitad de los besos
y más de cuatro “te quieros”
hoy te los doy en coplillas.
Antes que llegue ese día,
que algún día llegará,
guárdate en un rinconcito
dos cositas de este niño
que creció sin avisar.
Cuántas noches desvelá,
que si los primeros dientes,
el temor a la oscuridad,
te me has vuelto viejecita
en menos de un carnaval,
las vueltas que da la vida:
yo pa’lante y tú pa’tras.
Qué más quisiera, reina mía,
que decirle al que está arriba
que no te lleve, que no te lleve nunca,
ay, pa estar conmigo.
Chiquilla qué más quisiera,
que el tiempo retrocediera
pa que me vieras en la cunita dormido.
Antes que no pueda verte,
deja que bese tu frente,
tus manos de biberones.
Qué más quieres que te diga:
venga que hay que estudiar,
tu padre te va a reñir
”,
jarta de trabajar
y yo haciéndote sufrir.
Maíta dónde estás, cuéntame un cuento,
que he soñao que te vas, ay, que te vas,
ay, que te vas… y tengo miedo.

19 comentarios:

Er Tato dijo...

Gracias por contárnoslas, Juanma. Por si a algunos se nos olvida qué es la generosidad.

Y para tu madre, un vermú fresquito de barril con sifón.

Un abrazo y ánimos a la madre que te parió

María Socorro Luis dijo...

Hermoso regalo para mamá, Juanma.
Una canción tierna y conmovedora.

Un abrazo para los cinco. Soco

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Es lo más grande que tenemos y la que más sufre por nosotros y sin duda quien más nos quiere.

HErmoso texto Juanma

Besos

mangeles dijo...

Pues si Juanma....la diferencia entre una madre y una esposa es abismal....tú esposa se puede separar de tí y mandarte al cuerno...y ya...no es más tu mujer....tú madre no puede dejar de ser tú madre, ni aunque te eche petroleo para despegarte....vamos...estas pegado a ella de por vida, como una lapa.


Pero también es verdad, que a una madre no se la elige, y a una mujer sí...diferencia también abismal.


Lo único comparable es el amor que se puede recibir de ellas y darles...y tú pareces sobraooooo ...


Besos a los 3.

SUSANA dijo...

Primerísimo: Besazo para esa mami tuya, enormeeeeee!!!

Segundísimo: Bravo por ella y esas palabras en el momento justo! Ah, Juanma, la "mano" de una madre inteligente y sensitiva, se nota en un hijo. Es como la marca de un cincel para el escultor.
Mis respetos para ella!

Tercerísimo: Adoré tu post, tu reconocimiento y esa diferenciación, saludable y justa para las mujeres de tu vida.

Soy mami y fui mami joven. Mi único baby es un guapísimo, exquisito (pasame el babero)que ayer se tomaba de mi mano para cruzar la calle y hoy mide 1,85 y arranca suspiros entre sus compañeras de Derecho en la universidad. Si acaso alguna vez escribe -o dice- palabras como las tuyas, toco el cielo Querido Amigo!

Muchas Gracias, por tu mami -y en ella todas las mamis- y por estas cariñosas líneas que compartí con mucho placer!

Besos. muchos, para ella, para Vos, para Lola y para tus bellos hijos!

mangeles dijo...

Y dice Susana que tienes hijos..y hace dos post..dices que te ha dicho la novia que sí...a mí me estas liando ehhhhh...

Andaluces fuleros¡¡¡¡ que decía mi madre (malageña de pura cepa).

Besos chiquitos....

Juanma dijo...

Tato: gracias, amigo. Qué bonita expresión esa de la madre que nos parió. Un abrazo.

Soco: muchísimas gracias, como siempre. Un beso.

Luz de Gas: ay, Juan, con lo que te quiero y aún no he enlazado tu nuevo blog con tus entradas de los viernes. Lo resuelvo casi casi enseguida. Tú me disculpas, ¿verdad? Un beso, mi luz de gas.

Juanma dijo...

Mangeles: en verdad, querida, hay muchas diferencias abismales entre una madre y una mujer. No hay que comparar. Y otra cosa: no entiendo tu comentario de más abajo, me pierdo aunque, en verdad, los andaluces somos tela de fuleros. Besos.

Susana: qué pedazo de hijo tienes, ¿no? Ay, enamoradísima mami, ja,ja,ja...eres maravillosa. Muchas gracias y muchos besos.

mangeles dijo...

uinss..has borrado un post...entre Joan Manue Serrat y ...

No me lies Juanma que te doyyyyy...

Juanma dijo...

mangeles: jajaja, ay, ay, ay...da igual. No me entero de nada, pero da igual. Besos.

mangeles dijo...

TUUUUUU...CARA NO INTELECTUAL...IMPOSIBLE DE FOTOGRAFIAR...en tú post AMIGOS hablabas de una declaración de amor....

¡¡¡tres hijos¡¡¡¡

NO PIENSO CREERME NI UN VERSO , NI UNA ESTROFA, NI UNA LINEA MÁS QUE ESCRIBAS....



BESINES..que estos son de verdad

Juanma dijo...

mangeles: ja,ja,ja...¡¡ya entiendo lo que dices!! Madre mía, qué torpito. A ver: la carta/declaración de amor fue escrita hace años y su destinataria siempre fue Lola, mi mujer. Aproveché el blog para publicarla. Y tengo hijos, sí, ¡¡pero no tres!! Son dos. Negaré cualquier otra acusación del tercero. Besos.

José Miguel Ridao dijo...

Bonito homenaje a tu madre, Juanma, y cuando mejor le viene. Se ve que eres madrero;-)

Ah, y es verdad, éstas son las cosas que se cuentan a los amigos.

Un abrazo a los dos.

Andrés Pérez Domínguez dijo...

Eres un buen hijo. No me extraña conociéndote, Juanma.
Un abrazo,

Juanma dijo...

Ridao: gracias, José Miguel. Un fuerte abrazo.

Andrés: qué alegría tu visita. A ver si hay suerte algún día y le doy alegrías literarias como las que tú das a tus padres. Un abrazo.

mangeles dijo...

Ahhhh¡¡¡ vale, vale...que la carta de amor no era de ahora..uff.

Besos

América dijo...

Hola Juanma gusto en saludarte,al leer los comentarios casi todo está dicho,me quedo con una frase " Mi madre me dio una vida que Lola ha llenado de contenido."

La ascendencia de una madre es fundamental en los valores que desarrollaremos a lo largo de nuestra vida.

Un abrazo Juanma!!!!!!

siempreconhistorias dijo...

Maravilloso homenaje,querido Juanma. Una mujer fantástica debe ser la que ha criado un hijo tan sensible. Muchos besitos, a los cinco.

dijo...

Genial la frase de tu madre. Y preciosa la entrada. Seguro que con dedicatorias como esta, recupera ya mismo las ganas de reír. Besos a la family.