viernes, 27 de agosto de 2010

Monólogo




Sí, eso es lo que soy: lamentable.

Nada puedo hacer por modificar esta circunstancia o situación. Digamos que lo llevo en mi código genético, que soy lo que mi madre me legó, que hay cosas inevitables…tanto como lamentables.

Dicen de mí que merezco ser lamentado y que soy digno de llorarse. Siempre estoy presente cuando acaece alguna desgracia, parezco imantado. Pero puedo asegurarles que todo es a mi pesar, casi contra mi voluntad.

Dicen también que a veces presento el aspecto de una persona o cosa estropeada, maltrecha. No es que me guste presentar este aspecto, no, pero no me queda otra que acostumbrarme. ¿Querrán ustedes aceptar mis disculpas?

Añaden finalmente, por si fuera poco lo que me ha caído, que puedo infundir tristeza y horror cuando hablo y se puede, por tanto, oír mi voz o cuando dejo ver mi rostro al tiempo que todos piensan o dicen eso mismo… sí, verdaderamente es lamentable. No hay duda.

¿Me hubiera gustado ser de otro modo? Por supuesto, negarlo sería mentirles. A veces lo he intentado, quise dejar de ser lamentable para ser, por ejemplo, agradable o placentero. Pero nunca me salió bien la jugada. El resultado fue patético y, la verdad, no sé qué es mejor: ser patético o ser lo que siempre he sido, lamentable. Querer ser el antónimo de lo que uno es sólo nos lleva a una conclusión: el lenguaje no entiende de trampas, de trucos de magia que sean torpes y, con ello, no consigan esa meta llamada ilusión.

Una vez asimilada mi personalidad, algo así como el significado que me conforma, les aseguro que procuré (sigo procurando) quedar en un segundo plano, ser actor secundario con un papel tan irrelevante que ni siquiera en los títulos de crédito mereciera aparecer. No hay modo, lo saben mejor que yo. La vida es como es y yo con ella soy como soy.

Hago lo imposible, créanme. No me culpen, por favor. No me gusto cuando me miro a los ojos en un espejo y vivo dentro de una depresión. Hace muchos años, apenas siendo un recién nacido, podía declinarme y, así, todo parecía que se achicaba, que yo era un mal menor. Pero ya ni siquiera me queda ese argumento o consuelo. La edad ha anquilosado mis articulaciones y aquí estoy, como un participio del verbo erguir y sin remisión. Empero, no soy un verbo, no soy un sustantivo, no soy un pronombre. Soy un adjetivo que nada puede hacer por cambiar.

Está escrito.

31 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Como ejercico literario es bueno, ingenioso, diría yo, que ese "lamentable" alce su voz para describirse y asumirse es sorprendente y original... pero tú, mi querido Juanma, tú eres adorable.

Besos de buenos días.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Tú lo que realmente me parece que eres, es un mamón con mucha facilidad para escribir bien.
Ea, ya metí la pata y dije lo que no debía.
Tato, ¿cómo se borra de aquí cuando uno ha metío la pata?
Adiós, un abrazo.

Er Tato dijo...

Estoy con Paloma, menos en lo de adorable. Mariconeos los precisos ;-P

Para borrar un comentario, Rafael, sólo debes darle a la papelera que aparecerá bajo tu comentario y sólo bajo el tuyo. Es decir, sólo puedes borrar tu comentario y siempre que lo hayas escrito con una cuenta Google. Un comentario anónimo no lo puede borrar ni el que lo ha escrito.

Un par de abrazos (y un beso para Paloma, si lo quiere claro ;-))

Er Tato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lola Montalvo dijo...

Tu capacidad creativa y literaria está fuera de toda duda. La descripción que llevas a cabo de un ser lamentable, lo bordas... pero precisamente la forma de describirlo y de lanzar las palabras, hace que de lamentable no tenga nada. En su propia utilización de las palabras y de los gestos, a ese «ser» lo conviertes en único.
Eres un mago, un mago fantástico!!
Besos miles

Juanma dijo...

Paloma: muchas gracias, querida amiga, tú sí que sabes...no como estos dos de abajo. Muchos besos.

Rafael y Tato: un poquito de mamoneo veo por aquí. Dejadme que os recomiende el blog de Paloma, su poesía es deslumbrante. Si es que no puede ser...Abrazos a los dos.

Lola: como siempre, muchas gracias y muchos besos. Por todo.

Juanma dijo...

POR CIERTO, HABRÍA SIDO IMPOSIBLE LA PUBLICACIÓN DE ESTA ENTRADA SIN LA AYUDA, MÁGICA Y SIEMPRE ADORABLE, DE MI QUERIDO TATO. MUCHAS GRACIAS COMPADRE.

El Naranjito dijo...

¿Lamentable?, tú lo que tienes es mucha cara. Tú eres un genio de las palabras que quiere ponerse al nivel de algunos de los que tenemos la suerte de leerte. Pero, tranquilo, que no puedes, que eres superior, por lo menos en lo de expresar mágicamente las cosas. Hoy me he levantado un poco pelota
Gracias amigo, y ahora le peloteare un ratito a el Señor Tato, que es colega de profesión tabernera.

Capitán dijo...

Veo que esto sigue igual que cuando me fui, lleno de antónimos.

Un abrazo

Er Tato dijo...

¡Hala, exagerao!

Menalcas dijo...

no te conozco como para saber si ers lamentable, pero yo soy un tio cojonudo, y con abuelas. es broma, me encanta leerte.

Leticia dijo...

¿Lamentable? ¿Tu?

Juanma dijo...

Naranjito: haga usted el favor y no me diga superior que me enfado. Aquí, la peña que nos juntamos, escribe toda de puta madre (con perdón). Un abrazo, amigo.

Capitán: ¡¡enorme sorpresa y enorme alegría la de verte de nuevo!! ¿Cómo estás? Espero que todo bien. Un fuerte abrazo.

Tato: ¿estás seguro de que exagero? anda lee aquí

Juanma dijo...

Tato: jajaja, casi, casi...¡¡lo puse en cursiva!! en fin...

Menalcas: te he leído un comentario delicioso en el blog de maile. Luego dices que no sabes, amigo...¡¡anda que no!! Un abrazo.

Leticia: que te quiero mucho, ea. Besos, a los dos.

Marisa Peña dijo...

Juanma el texto es genial...y como dice Paloma tú eres adorable y lo verdaderamente lamentable sería no haberte conocido en esta red de palabras tan llena de tiburones que se disfrazan de pececitos de colores, je, je.

Inma Herrera dijo...

Estoy leyendo y parece que estoy escuchando tu voz.Como se suele decir cada uno en su campo es un artista, y tu sin dudarlo en el tuyo ....LO ERES!!!
Un beso muy fuerte y espero que nos veamos muy pronto.

carmen jiménez dijo...

Yo cambiaría el adjetivo por el sustantivo, y el pronombre por ombre (si se quiere puede añadirse una "h" y entonces valdrán un montón de adjetivos que no serán únicamente lamentable. Porque es lo que tiene el "hombre". Puede convertir un monólogo sobre el adjetivo "lamentable" en algo realmente creativo y dejar así de serlo.
Mis felicitaciones.
Un abrazo.

SUSANA dijo...

Vaya, vaya. Has querido llevarnos al subsuelo y lo has conseguido!
Eso sí, las ganas de solapear al personaje y recitarle unos evangelios apócrifos, no las quita nadie!

Besos, Besitos y Besotes travieso, juguetón, y Querido Juan Manuel!

Blimunda dijo...

De eso nada monada.

Fernando Moral dijo...

Qué arte tienes para argumentar lo inargumentable.

Un abrazo, monologuista.

María Socorro Luis dijo...

Maravilloso texto Juanma.Verdaderamente tu personaje es lamentable; tiene todas las condiciones o motivos para serlo.
Y tú como autor del texto, lo has descrito magistralmente. Como buen escritor que eres, te has sabido meter muy bien en su interior y exterior. Felicidades. Y los besos de siempre, (en cantidad y en calidad).

Soco

Dama dijo...

¿Lamentable? es palabra no me cuadra con vos, querido amigo.
Por cierto... ¿cómo se ponen las cursivas?

Besos con todo mi reconocimiento a la maestría narradora de acontecimientos varios.

Juanma dijo...

Marisa: querida mía, pronto cumplirá dos años mi blog y, sin duda, lo mejor que me ha pasado es toda la gente que he conocido. Besos.

Inmita: ¡¡pero qué sorpresa y qué alegría!! ¿cómo estás? No dejes de venir por aquí ya que has decidido entrar. Qué alegría me has dado. Llámanos. Besos.

Carmen: mudemos lo lamentable, de eso se trata. Ay, si además fuera fácil...Besos.

Juanma dijo...

Susana: querídisima mía, cuantito te quiero...besos, besos, besos, besos.

Blimunda: jajajaja, cuántas veces habremos dicho eso. Besos.

Fernando: otro para ti, de los grandes.

Juanma dijo...

Soco: muchas gracias. Besos de los cuatro, para ti...como siempre.

Dama: besos que son de ida y vuelta. Ya te explico lo de las cursivas en directo, estoy causando sensación en bloguilandia

América dijo...

Hola querido Juanma.

Lamentable es no pasearse y escudriñar esta entrada escuchando ese tono delicioso y aspero de Tom Waits,te han escrito cosas tan bonitas que solo me queda decir que es un gusto ir retomando el ritmo poco a poco comenzando por esta lectura.

Un fuerte abrazoooo.

Juanma dijo...

Apasionada y apasionante América. qué alegría verte de nuevo, ¿ya de vuelta? Espero impaciente tu próxima entrada. Besos.

FLACA dijo...

El monólogo está muy bien. Estoy segura de que ese "lamentable" no se trata de vos.Pero cuántas veces cada uno de nosotros se siente así, que quisiera ser otro, distinto, mejor, y no puede... Creo que el monólogo define maravillosamente uno de esos estados en que caemos a veces cuando miramos nuestra existencia y muestra, también, ee gusto tan humano por el autocompadecimiento.
Un abrazo.

maile dijo...

"Lamentable" seria no encontrarle mi querido señor Juanma.

Juanma dijo...

Flaca: mi flaca licántropa, siempre tan maravillosa con tus comentarios. Besos.

Maile: gracias. Tan lamentable sería, entonces, como no leer sus poemas. Besos.

Lisset Vázquez Meizoso dijo...

¿Puedes enseñarnos a los demás a ser tan lamentable como tú? A partir de esta nueva definición de lamentable que has instaurado en mi diccionario personal, la fijaré como nueva meta en mi vida. Un fuerte abrazo, creador. Ah y besos, muchos besos.