lunes, 9 de agosto de 2010

Viejos conocidos



Ana: ¿desde cuándo ese amor?

Luis: desde hace años.

Ana: ¿y por qué me lo dices ahora?

Luis: no sé, creo que tenía miedo a tu reacción.

Ana: ¿ya no lo tienes?

Luis: bueno…digamos que dejó de importarme.

Ana: lo siento, pero debo decirte que hace tiempo que estoy enamorada de otro hombre.

Luis: ¿y qué puedo hacer?

Ana: no lo sé.

Luis: ¿desde cuándo ese amor?

Ana: desde hace años.

Luis: ¿y por qué me lo dices ahora?

Ana: no sé, creo que tenía miedo a tu reacción.

Luis: ¿ya no lo tienes?

Ana: bueno…digamos que dejó de importarme.

Luis: lo siento, pero debo decirte que hace tiempo que estoy enamorado de ti.

Ana: ¿y qué puedo hacer?

Luis: no lo sé.

22 comentarios:

Blimunda dijo...

Uff...qué mal rollo y que bien contado.

Un terreno subterráneo y escurridizo éste que tocas hoy.

Un abrazo Juanma.

Menalcas dijo...

yo quiero estar enamorado, como cuando tenía 16 años o 31. no me acuerdo.

Menalcas dijo...

gracias por tu ayuda y gracias por lo que escribes, me gusta sentir leyendo y contigo a veces lo consigo. un abrazo

Aurora Pimentel dijo...

Me encantan los relatos circulares. Y los amores que no se corresponden o coinciden en el tiempo. Lo has contado muy bien. Un abrazo, Juanma.

Er Tato dijo...

¿Sabes? Me ha recordado esas situaciones en las que te encuentras a una antigua compañera de EGB que te gustaba un montón pero nunca se lo dijiste. Y al cabo de muchos años te la encuentras y te dice que estaba loca por tus huesitos en EGB. ¡Y te entra una mala leche...!

Buen relato, Juanma, buen relato.

Un abrazo

maile dijo...

El miedo a un "no por respuesta" es sombra que merodea al enamorado. Y no desaparece con el tiempo. Solo la posibilidad de un "si" logra atenuarlo y solo el tiempo consigue que lo aceptemos y entendamos que intentarlo es obligacion. El "no", de partida, ya lo tenemos.

Mi vena romantica me lleva a pensar que, aun habiendo pasado el tiempo, Luis y Ana se atrevieron.

Besos señor Juanma.

Dama dijo...

Sencillamente, cobra fuerza la teoría de Beendetti y la lagartija.
Me encantó, ojalá pudiese volver a sentir un enamoramiento así de nuevo.

Besos.

carmen jiménez dijo...

Lo de viejos conocidos me suena a viejos amigos. Y es que enamorarse de un amigo nunca es fácil. Bueno, quizá enamorarse nunca es fácil...Pero si es de un amigo...Supongo que uno sopesa perder la amistad o ganar un amor. Aunque creo que una vez dicho nada vuelve a ser lo mismo, soy de las que piensa que cuanto antes se diga, más auténtico será lo que tenga que ser.
Ufff! Hoy estoy poco iluminada.
Besos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Este es el cuento de la buena pipa, pero literariamente una hartá de bien contado.
La verdad es que esa historia me vendría al pelo por unas cuantas de situaciones vividas en mi adolescencia.
Un abrazo

Lisset dijo...

Uff, a mi me pasó algo así con un amigo de bachillerato. Nos pasamos 3 años con tonterías, sin valor de decirnos nada, lo típico no sea que eches a perder la amistad y nos encontramos 15 años después y va y me dice que yo le gustaba y que no se atrevió a decirme nada... en ese momento.. admito, que me puse de un humor terrible pero acto seguido me entró la risa porque hay que ver lo tontos que somos a veces por miedo a equivocarnos y nos perdemos cosas, por simple indecisión. Gracias por tu fantástico relato y me gusta mucho el nuevo aspecto del blog. Besos.

La gata Roma dijo...

Y es que es así Juanma, lo has trazado muy bien, la vida es lo mismo casi siempre que se repite una y otra vez. Diferentes personas, situaciónes, incluso cambia nuestro pelo, nuestra ropa… pero eso, a fin de cuentas, lo mismo siempre…
Y lo de “Digamos que dejó de importarme” con respecto al miedo, me ha parecido genial, muy lógico, muy cierto, y que a veces tarda en llegar esa falta de importancia…

Kisses Juanmita

María Socorro Luis dijo...

Muy bueno, Juanma. Ingenioso.

Besos para ti, Lola y tus dos personitas.

SUSANA dijo...

Ahhhhhh, me ponen loca estos viejos conocidos! ¿Exactamente cuánto tiempo pensarían vivir? ¿Cuántas vidas?

Mi Juan Manuel, como buen escritor, has logrado pararme los pelos! Jajajajajá!

Buen Trabajo! Mil besos guapo!!!!

El Naranjito dijo...

Quillo Juanma, les cambio el nombre de Ana y Luis por los de ..... y .... y juraría que esta conversación la he tenido yo varias veces.
Gracias Maestro.

Juanma dijo...

Blimunda: un terreno siempre muy cercano. Besos.

Menalcas: gracias a ti por tus palabras, por pasar por mi casa. Un abrazo.

Aurora: ah, ¿hay amores que sí se corresponden?, je, je, je...Besos.

Juanma dijo...

Tato: tooooooodos hemos pasado por eso, ¿verdad? Un abrazo y gracias.

maile: yo pienso igual que tú. Sí, pongamos que se atrevieron...Besos.

Dama: que digo yo que no conozco esa teoría, querida Dama. Me la tendrás que contar en PVD, ¿no? Besos.

Juanma dijo...

Carmen: siempre con luz propia, no lo dudes. Y vaya lucha que tienes, siempre también, entre amores y amigos...que no te termina de convencer la cosa, ¿eh? Besos.

Rafael: qué coraje me daba que me lo contara mi padre, uuuffff. Un abrazo.

Lisset: si ya lo dije antes, tooooooodos hemos pasado por aquí. Ay, no tenemos remedio. Besos.

Juanma dijo...

Gata: hay quien dice que toda una vida se puede resumir en lo que hacemos en una semana. En el mejor de los casos. Los hay cuyas vidas se pueden resumir en lo que hacen en un día. Yo, en fin, prefiero no pensarlo. Besos.

Soco: besos y gracias, de los cuatro para ti.

Susana: ¿recuerdas el final de El amor en los tiempos del cólera: "¿Hasta cuándo en este ir y venir del carajo?" "Toda una vida -dijo" (cito de memoria). Besos.

Naranjito: ay, qué peligro esos puntos suspensivos...Un abrazo.

Lola Montalvo dijo...

El no hacer nada... eso, eso es lo que siempre lleva al fracaso. Cuando yo era joven y esbelta, tenía poco éxito con los chicos: era poco estilosa y supongo que algo bruta para lo que ellos epseraban. No ligaba nada de nada. Pero cuando alguno me gustaba,le echaba yemas y se lo decía. Me corroía más la posibilidad de dejar pasar algo, que el rechazo... y me rechazaron trillones de veces. La vida hay que vivirla, hay que exprimirla... y amar con el corazón, con el hígado, con el riñón, eso es lo que da vida.
¡¡¡Niño, qué me gusta lo bonito que escribes!!!
Besos miles

José Miguel Ridao dijo...

Es como dice Rafael, el cuento de la buena pipa, pero nadie se come un rosco. Muy ingenioso, querdio.

Por ahora te perdono los códigos.

Un abrazo.

Juanma dijo...

Lola: la vida hay que exprimirla...tuve y tengo una gran profesora en eso, se llama Adela y supongo que estarás de acuerdo conmigo. Eres una mujer valiente, a la que envío mis más cariñosos besos.

Ridao: gracias, amigo. Con eso de los códigos va a pensar la pandilla que me visita que somos sicilianos, un poquito cosa nostra. Abrazos.

Lola Montalvo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Juanma: Adela es excepcional. Besos miles ;)