jueves, 25 de marzo de 2010

Benditas tentaciones



Mis queridos habitantes de bloguilandia:
Muchas gracias a todos por vuestros comentarios a mi entrada anterior. Una vez más me tiene apresado el puñetero tiempo y no lo encuentro para responderos uno a uno ni, por otra parte, para darme una vueltecita por vuestras cosas. Todo se andará, tampoco se trata de que el blog nos gobierne. Mantegamos, con él, una relación cordial, tranquila, casi de empatía.
Desde hace unos días, tengo la tentación de publicar la que es, casi, la última página de la Preparación de la novela que escribo, ay. Esa novela, sí, se divide al modo clásico de Preparación, Nudo y Deselance. Y recuerdo, para quienes no leyeron la entrada que publiqué en su momento (cosa que pueden hacer aquí, por otra parte), que la novela está escrita por un hombre muerto. Muerto de verdad, sin trucos, trampas, triquiñuelas...hasta aquí puedo leer.
La música que acompaña a esta entrada tiene buena culpa de que me ponga a escribir. La cuelgo por eso y, también, porque quiero mucho a Ridao, ea.
En fin, como lo mejor, acaso lo único bueno, que tienen las tentaciones es caer en ellas, he decidido colgar aquí esas palabras. Ya me contarán.
Besos para todos.
************************
"Hasta aquí también, casi, las páginas dedicadas a la Preparación de esta novela que a veces llamo relación de mis desdichas y, otras veces, montaña rusa. Aún no moriré en el Nudo. La muerte, obvio, no es sino el desenlace. Allí, en el Desenlace, la encontrará. A la mía, por favor. Y disculpe el susto. En las páginas que continúan comenzará a tener detalles o pistas (llámelo usted como desee, que a mí no me ha de importar) sobre ella, mi muerte. ¿Debiera concederle, por cierto, la dignidad que otorga la mayúscula? ¿Debiera ser, mi muerte, mi Muerte? Es probable, mas no me da la real gana. Cierto es que me ha concedido la oportunidad, aprovechada, de conseguir mi anhelo mayor: la escritura de una novela. Distinta, empero, a la novela que iba a ser. Cierto es. Pero, tras pensarlo detenida y tranquilamente, debo concluir, confesar, que no me ha compensado. Si en vida lo hubiera dado todo por escribir una gran novela, ahora, en muerte, todo lo volviera a dar a cambio de respirar, ver, tocar, sentir. Rompería una a una cada hoja de esta novela montaña rusa relación de mis desdichas, en trocitos tan pequeños que hicieran imposible su restauración. Y no me arrepentiría de ello, por supuesto que no. Vivir, volver a hacerlo. Imposible ya. Dicen, algunos lo creen, otros no, que sucedió una vez en la Historia, que Lázaro, tan tranquilo, se levantó y anduvo. ¿Dónde habrá que apuntarse para eso? No veo colas por aquí. ¿Será que ya no se ha vuelto a dar esa posibilidad? ¿No se han convocado esas oposiciones nunca más? ¿Será que todos mis compañeros están a gusto en esta condición, en estas condiciones? Siempre he intentado ir contracorriente, ya me va usted conociendo, pero me parece extremo este caso. No puede ser que yo sea el único interesado en volver al valle de lágrimas. Vivir, quiero vivir. ¿No escuchan mi grito? ¿Nadie hay que me pueda ayudar? Vivir. Caminar y pillar un resfriado. Vivir, tener un dolor de cabeza, tener hambre, tener sueño, tener algo. Tener. Vivir. He muerto sin saber que lo estaba haciendo, que me estaba matando, que me estaba muriendo. Morí mientras parecía que sólo iba a dormir. ¿Cuántos verbos tengo que dar a cambio del único que imploro: resucitar? ¿Con quién hay que negociar?
¿Sabe, querido lector? Me equivoqué. Lo va a descubrir pronto si continúa la lectura, pero ya le avanzo que no llegué a escribir ni una sola de las páginas que debían conformar mi novela."

5 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Estremecedor e inquietante texto, estremecedor Puccini, estremecedor el maestro Kraus y honradísimo yo por acordarte de mí. Pinta muy bien tu novela, felicidades.

Alejandro dijo...

Si prefieres aquí... lo dejo aquí.

Espero que pronto conozcamos tu novela completa, y no hay por qué disculparse... que el tiempo es el que es y no sabemos estirarlo.

Un abrazo, querido Juanma.

Paloma Corrales dijo...

Si seré chorlito, antes pasé y mi atención se distrajo con la escucha, no quería irme sin decirte que el aperitivo de tu novela promete, y promete bueno e intenso. Gracias.

Un beso.

mangeles dijo...

¿Y con qué escribe el muerto?. Interesante e intrigante tu novela. La leeré, sin duda...

Besos

siempreconhistorias dijo...

Ay, que la curiosidad me mata ya!
¡Ánimo, querido amigo!
Besos a los cuatro.