sábado, 26 de diciembre de 2009

Extracto de biografía escrito con demasiadas prisas, quizá por el dolor



Una vez supe que existías, quererte fue tan sencillo como inevitable. Lo difícil fue aquello: descubrir tu existencia. No te faltaron esfuerzos, siempre empecinada en mostrarte y demostrarte. Pero ya sabes que yo estaba endemoniado, que el tipo que andaba por las calles (“recurso de todos los que sufren”, según Victor Hugo en “Los Miserables”) con mi carnet de identidad en la cartera no era yo: era otro cada vez más alejado, de ti y de todo. Pero llegó aquella mañana definitiva en la que sin dormir tras una noche que recuerdo como la más difícil e imposible de mi vida…sí, aquella noche de drogas blancas y alcoholes envenenados, sí, aquella noche en la que tú no estabas y de la que sabes más que yo…te busqué tras un teléfono, en una cabina de un bar en el que entré no sé si para curarme o para morir, definitivamente morir.
Me salvó tu palabra a medias entre el enfado y el amor, tu voz al otro lado de la línea, tu número de teléfono que, a pesar de todo, nunca olvidé. Nunca estuve del todo perdido, ¿verdad?, nunca permitiste que eso pasara aunque me dejaras volar sin motor, sin combustible, sin viento, sin paracaídas, sin red, sin ganas de dejarme volar.
Me salvó tu palabra y luego, sólo media hora después, me salvó tu presencia, tu estar a mi lado, dura, sin concesiones, tragándote todo el dolor para que el mío fuera menor, pero sin mimos, sin consuelos. Me querías como a nadie quisiste jamás, es cierto, pero no estabas dispuesta a ser derrotada por esa máquina de devastar que yo era. En la que me estaba transformando. Bien sabes, supiste, que no era yo.
Fue entonces cuando descubrí tu existencia. Luego tardé un poco en saber que te quería como jamás lo hice, pero ya fue más sencillo. Tanto como inevitable.
Como inevitable, aunque difícil, será escribirlo todo algún día.

21 comentarios:

Cita dijo...

Pues menos mal que lo has escrito deprisa... si lo haces a conciencia hubiera sido inmejorable! y mas sabiendo que es biográfico!!!
como cambia el cuento cuando se rememora escribiendo verdad?

Un autentico placer!

mangeles dijo...

Parece que Lola sabe hablarte muy bien por teléfono.

A mí me cuesta muchísimo hablar por teléfono. Me resulta un artilugio, util obviamente para el trabajo, pero en casa, ,me parece que es para hablar con mucha intimidad.

Es algo extraño...es como si la otra persona pudiera verte el alma por la voz...por lo que dices sin mirar a los ojos...es como si no tuviera ninguna protección frente al otro...

Besos a los dos.

Capitán dijo...

Joder, ...

María Socorro Luis dijo...

Es maravilloso leerte y qiue tus palabras queden ahí, revoloteando en la mente, sin quererse marchar...

Felicidades y abrazos para una familia adorable.

Soco

Juanma dijo...

Cita: ¿sabes que de pronto, en dos minutos, escribí esto sin pensar que lo iba a escribir? Ya sabemos que, a veces, las palabras revientan. Un beso.

mangeles: oh, poeta. El teléfono es algo tan habitual para mí, vamos, ni te cuento. Y Lola, sí, siempre me habla muy bien, por teléfono y por cualquier otro canal...salvo que esté con el mosqueo. Un beso.

Capitán: sí, amigo, así es. Gran comentario. Un abrazo.

Soco: lo maravilloso, de corazón, es que me leais con tanto cariño. Besos requetegordos.

Fernando Moral dijo...

No me gustan ni las personas ni los personajes pusilánimes. Hay tanta fuerza tanto en él como en ella... Gracias por el relato, extracto o lo que sea, Juanma, llevaba un tiempo que no leía nada auténtico.
Un fuerte abrazo.

maile dijo...

Leerle es un verdadero placer porque hay palabras que se quedan grabadas en el alma.
Avise cuando salga la biografía completa... el extracto es una delicia.

Besos.

Lisset Vázquez Meizoso dijo...

Mira Juanma, eso es ser fuerte :) Mostrar entereza por otros cuando estás devastado por dentro. Besos mil a ti y a ella aunque no la conozca.

Juanma dijo...

Fernando: coincidimos en eso, los pusinálimes no son buenos compañeros de copas. Y te juro, amigo, que es tan auténtico como que me llamo Juan Manuel. Un fuerte abrazo.

maile: un placer verla por aquí, de verdad. ¿La biografía completa? Tardará, tardará...pero habrá de llegar. Un beso.

Lisset: los besos serán convenientemente repartidos. Sí eso es ser fuerte. ¿a ver, a ver? sí, por aquí están...más besitos para tí.

Leticia dijo...

Espero con grandísimo interés ese día Juanma, aunque el adelanto ya sea inmejorable.

José Miguel Ridao dijo...

Precioso, Juanma. De lo mejor que te he leído.

JESUS FIDELIS dijo...

Me has dejado sin aliento...

Juanma dijo...

Leticia: muchas gracias siempre. Y besos.

Ridao: no sabes cómo me llegan esas palabras. Un abrazo.

Jesús: bienvenido. Solimos coincidir en los comentarios a blogs compartidos. Muchas gracias y un abrazo.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Illo Juanma, a partir de ahora todo lo que escribas lo debes de hacer en dos minutos y sin pensar pues aunque lo haces siempre de "cojones de bien" en esta entrada te has salido.
Un abrazo y me pones a la cola para recibir la completa.

América dijo...

Así desde el fondo con prisa o movido por esa fuerza que llevas en tu interior,excelente texto que toca,llega e impacta.

Por supuestooooo,la música que se seleccionaste letra y melodía dicen mucho!

Un abrazo Juanma.

adela dijo...

Ah la locura...!Todavía se me ponen los vellos de punta.
Pero admite, mi viejo amigo, que no serías el mismo de no haber visto el otro lado de la delgada línea.
Me gustas más cuanto más te pareces a ti mismo, y aquí estás clavao, monstruo.
Te quiero y te admiro.
Gracias, Lola. A ti también te quiero.

Juanma dijo...

Rafael: jajjaa, vale, amigo, tomo nota. Un fuerte abrazo.

América: muchas gracias. Ya no puedo evitar pensar en tu comentario cuando elijo la música. Besos.

Mi querida Adela: tú, hija mía, puedes dar fe de la verdad de mis palabras. De locura...pero tú si estuviste a mi lado. En fin. Te quiero. Muchos besos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Espléndido, Juanma. La verdad es que se agotan los adjetivos. Un abrazo.

Lola Montalvo dijo...

Qué bellas palabras estas que escribes y más hermosas me parecen tanto que entiendo que son reales, que son muestra de un sufrimiento real. Transmites tanto, dices tanto, sugieres tanto...
Me encanta haberte descubierto por una amiga, muy amiga para mí, Adela, que me enseñó tu camino y que es el más bonito regalo de Navidad. Besos miles.

lolo dijo...

Solo decirte que leerte esto no me deja estar callada. Gracias.

siempreconhistorias dijo...

Querido Juanma, qué bonito escribes,incluso con prisas.
Un beso muy fuerte a los cuatro. La conciencia que tienes de tu fortuname abruma.