domingo, 28 de febrero de 2010

Andalucía



No me siento orgulloso por ser andaluz. El orgullo como sentimiento de pertenencia a una nación, región o pueblo es un sentimiento que no tengo, que no entiendo, que no me llega. Sentir orgullo por un acontecimiento en el cual nada puse, que pudo haber sido otro por un millón de causas o por una sola, es algo que, ya digo, no comparto. Hubiera bastado un lugar distinto donde mi madre me pariera para que yo no fuera andaluz.

Sólo concibo el orgullo que emerge tras la consecución de todo aquello que, grande o pequeño, uno se propuso y logró.

Sí estoy, sin embargo, profundamente contento con esta circunstancia que me tocó en la vida: nacer en Andalucía, ser andaluz. Circunstancia que, seguramente, habría elegido si la oportunidad se me hubiera presentado antes de ser siquiera neonato.

Vivir en Andalucía y sentir que por mi sangre corre la forma de ser del andaluz es algo que puede llegar a emocionarme. Cuando me ha tocado trabajar fuera de mi tierra, la he echado de menos.

Me gusta todo de Andalucía, incluido lo malo que tiene, que no es poco. Una tierra que tira a pasiva y conformista, no nos engañemos. Una tierra maltratada y algo anclada en estereotipos, que se mira el ombligo un tanto más de lo necesario.

Me gusta todo de Andalucía, incluido lo bueno que tiene, que no es poco. Me gusta la Andalucía callejera y bullanguera, la que canta, la que siente, la que se come la vida, la que no tiene fin. Me gusta el acento que los andaluces ponemos en el habla.

Me gusta ser lo que soy.

Ya me ponen menos los símbolos: banderas, escudos, himnos. El flamenco, por descontado, me vuelve loco.

Creo que Cernuda acertó de pleno con su verso: “El sur es un desierto que llora mientras canta”.

11 comentarios:

mangeles dijo...

Precioso escrito amigo Juanma. Bellísima andalucía.

Lo que hace bella una tierra, es su naturaleza, y su gente. Y la gente andaluza, con sus cosas buenas y sus cosas malas, han configurado un estupendo lugar, y estan creando un futuro alentador.

Estoy feliz de conocer (aunque sea por blog) a un andaluz como tú.

Feliz día de andalucía.

Muchos besos, para tí, y para Lola, y los peques.

siempreconhistorias dijo...

Maravilloso, todo. Coincido totalmente con la entrada, y con el cuerpo. Tampoco yo siento esos orgullos patrios y, sin embargo, gusto de cosas y la Andalucía que viví en mis años jóvenes, la de la Granada soberbia, la de Cádiz amiga, la de Málaga, la de la criticada Sevilla. Toda, toda ella me fascina. Me siento bien en Andalucía yo, que en ella no nací, aunque en Cádiz fui gestada.
Espero que estés muy bien, Juanma. BEsitos a los cuatro.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Juanma: ¿cuántas veces vamos a coincidir en la opinión? Esto ya suena a pasteleo, pero es que firmo todas y cada una de tus palabras. Un abrazo.

Las hojas del roble dijo...

Felicidades, Juanma

Leticia dijo...

Mira tu por donde, por una vez y sin que sirva de precedente, discrepo contigo en algunas cosillas... De todas formas, feliz Dia de Andalucía a todos.

marisa dijo...

Una certera reflexión:la patria está en los brazos de aquellos que me aman...Mis abuelos y bisabuelos eran andaluces(Huelva y Jaén) No pudieron volver hasta pasado mucho tiempo.Mi bisabuela dicen que murió soñando con su mar de Punta Umbría. Curiosamente mis abuelos se consideraban ciudadanos de donde les toco vivir y sacar a flote su familia.Su relación con el sur fue siempre de nostalgia por la tierra de la niñez y la juventud.Me gusta volver al sur y ver lo que ellos vieron pero serenamente.Los orgullos patrios son peligrosos, pero la emoción por los olores y colores que te vieron nacer, eso es otra cosa.
Me quedo con el poema de Manuel Machado que siempre recita mi padre, y que siempre recitaba mi abuelo: "Yo soy como las gentes que a mi tierra vinieron
—soy de la raza mora, vieja amiga del Sol—,
que todo lo ganaron y todo lo perdieron.
Tengo el alma de nardo del árabe español."
Besos y gracias por esta entrada, para pensar, para sentir el sur.

Lola Montalvo dijo...

Yo que no he nacido en Andalucía, aunque vivo y trabajo desde hace más de diez años aquí, veo las cosas bajo otro prisma, más lejano aunque no necesariamente más acertado. Feliz día, pero sobre todo, feliz vida!!! Besos miles

Miradme al menos dijo...

Coincido contigo letra por letra, Juanma. En mi caso, le sumo a lo dicho un cierto dolor por la incultura que padece nuestra tierra de forma secular.
Un abrazo

maile dijo...

Yo no he nacido aqui... y hay ocasiones en las que me duele.
Vine para aca a los doa años. A mi señora madre se le ocurrio parirme en otro lugar... algo mas al norte... y llevo aqui toda mi vida.
Adoro, quiero, amo esta tierra.
Mis padres son cordobeses. He vivido en Cordoba, Sevilla y Malaga. Tambien en Granada. Mi Fe nacio en Huelva. De Jaen muy, muy buenos amigos. Almeria es el comienzo de mis orillas mediterraneas. En Cadiz estan mis aficiones y locuras, y mi proximo destino, no se cuando, si Dios me ayuda a conseguirlo.
Tambien me gusta la Fabada, las Fallas y las calles de Toledo... pero me obigan a buscarlas fuera y yo... yo de Despeñaperros p``arriba... que no me hagan cruzar porque me matan.

No me parieron en Andalucia, mi señor Juanma... me da igual que la bandera de Andalucia sea blanca, verde o azul marino... pero si que estoy segura de que soy como soy por "ser" de esta tierra, porque es ella quien me tiene a mi.

Besos muy andaluces (con apreton, achuchones y alguna que otra pamplina claro).

José Miguel Ridao dijo...

Muy buena entrada, Juanma. Has definido a la perfección el sentimiento andaluz, no de orgullo, sino de alegría de vivir. Un abrazo.

Olga B. dijo...

Pues yo también coincido contigo, tengo un cierto temor a los orgullos patrios desbaratados, quizá porque la realidad nos ha hecho ver demasiadas veces a dónde llevan. Pero quiero el sitio donde vivo, cómo no quererlo, si es mi vida. Eso no excluye poder amar otros lugares y añorarlos también.
Felicidades a los andaluces y a ti especialmente.