martes, 26 de mayo de 2009

Aniversario




Era difícil vencer la timidez, tanto como negarse a abrir el baile, esa cosa tan cutre. Es por eso que optamos por una canción que nos haría sentirnos más cómodos ante las miradas, las fotografías, las emociones y las guasas de los invitados. Mañana se cumplirán cuatro años. Lola y yo comenzamos a bailar en nuestra boda. Joaquín Sabina y Olga Román, tan grandes ambos, nos ayudaron a salir airosos con esta canción.
Era una declaración de principios entre los dos, para qué negarlo. Quizá los vayamos cumpliendo, quizá no. Soy persona de principios lo suficientemente asentados como para que no me cueste trabajo moverlos si llega la ocasión. ¿Vivir preso de principios o finales? No, gracias, prefiero la riqueza que me van ofreciendo los caminos. Así que no reviso la letra de la canción, me da igual si tenemos vecinas con puchero o no, si nuestro amor es civilizado o salvaje, si me eligen el champú. No tengo columpio en el jardín, eso es cierto. No tengo jardín.
Sólo sé, sólo me importa, que soy lo que soy porque Lola se instaló en mi vida. A lo mejor a ella le pasa lo mismo, lo ignoro, eso forma parte de su intimidad. Ni siquiera pregunto. La veo a mi lado cada día, me sigue mirando con la misma intensidad que la primera vez que lo hizo. Supongo que es feliz conmigo, no me demuestra lo contrario.
Me salvó Lola. No recuerdo dónde estaba yo cuando ella apareció para salvarme. Es difícil recordar y es imposible olvidar. Trampas de las que no suele ser fácil salir. No sé si alguna vez lo he dicho aquí: pasamos juntos las veinticuatro horas del día desde hace más de cuatro años, vivimos juntos, trabajamos juntos, codo con codo en la misma mesa, mismos horarios, mismas vacaciones. Y no, no nos cansa, no nos cansamos. ¿Llegará algún día el cansancio? Y yo qué sé. No ha llegado. Y punto.
Me gusta tener cerca a Lola. Ha llegado ha gustarme tanto que se ha convertido en una necesidad, en una opción, en una decisión nacida de donde yo soy yo. Con naturalidad y sin sospecha de patología, no me malinterpreten. Jamás nos hemos propuesto llegar juntos hasta el final de nuestras vidas, aunque todo se andará.
Domingo y Adela, nuestros hijos, van creciendo sabiendo qué cosa es el amor, el cariño, el deseo, el enfado, los abrazos, los sueños, las caricias, los silencios, las palabras rodeadas por los silencios, la vida…ese ensayo general.

20 comentarios:

Octavio dijo...

Enhorabuena por ese aniversario, hermano. Qué dulces son los caminos que elegimos transitar libremente, junto a la persona adecuada.
Un abrazo.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Felicidades a los dos.

Nosotros no abrimos ningún baile, pero vamos música teniamos incluso durante la ceremonia civil con dj incluido con una selección que preparamos muy especial.

marisa dijo...

Y ahora que la emoción me permite escribir os doy las gracias por esta bella lección de amor de cada día, de amor particular y misterioso en su pequeño milagro de seguir adelante cada día.Besos a los dos(y a los peques)

Er Tato dijo...

Sabina, siempre tan canalla y tan poeta. Buena elección para inaugurar vuestras vidas. Buen recordatorio para el viaje. Y enhorabuena a ambos.

Un manojo de besos

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Feliz aniversario, amigo Juanma, para ti y para Lola, que supongo que estará muy emocionada con las palabras que le dedicas.
Un abrazo de corazón a los dos.

América dijo...

Un manifiesto,una declaración de amor una sentida y hermosa expresión de lo que significa alguien en nuestra vida,feliz aniversario con todos sus días y todas sus horas,el amor del día a día ese que se fortalece con la convivencia sin perjuicio de nuestros defectos,Para Lola y para ti un reconocimiento que el amor los mantenga unidos por siempre..........

Leticia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leticia dijo...

Cuida lo que tienes, porque, desgraciadamente es algo muy escaso hoy en día. Afortunadamente, ¡cómo te entiendo!
Un besazo para los dos.

media luna dijo...

Iba a comenzar por donde me quedé, pero "aniversario" es una palabra tentadora y aquí estoy para felicitarte, para felicitaros, porque la unión es siempre cosa de dos (en algunas otras de más. Me refiero a otras relaciones como amigos por ejemplo, no se malinterprete)La cuestiónn es que es maravilloso tener un compañero con el que recorrer el viaje de la vida.
Un beso a los dos.

Canónigo Alberico dijo...

felicidadessssssssssss

Zapateiro dijo...

Que sigas compartiendo tu felicidad con nosotros mucho tiempo.
¡Felicidades!

Un beso.

Manuela dijo...

¡Felicidades a los dos! Qué lectura tan mágica! Poder hablar del amor sin usar las palabras indefinibles que tanto gustan. Eso es lo que lo hace grande, estar por encima del propio texto, poeta! Ufff, y Sabina, la guinda perfecta! Besos

Anónimo dijo...

Emocionante mensaje. Gracias.

http://lahistoriadedonquijote.blogspot.com

Julio dijo...

Que suerte tenéis Lola y tú, tú y Lola, los dos ¿o sois uno?

La gata Roma dijo...

Muchas felicidades, ya algo pasadas…

Ni tan siquiera tengo alguien con quien formar semejante proyecto, pero si llegado el caso, me caso, valga el pleonasmo, sé cual sería mi apertura de baile, no es la tuya pero es de Sabina igualmente, costumbrista desacostumbrada, canción tradicional para estas cosas, que se salta a la torera todo lo convencional… Un poco como yo misma…
Kisses

La gata Roma dijo...

P.S. Casualmente, nuestras entradas se llaman igual, aunque la mía es totalmente diferente

siempreconhistorias dijo...

Felicidades a los dos. A los cuatro. Poco frecuente el reconocimiento de estos amores cotidianos. Bellísimo el texto en forma y fondo. Qué privilegio declarar así el amor que se vive. Qué maravilla crecer entre caricias verdaderas.
Un gran abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas felicidades Juanma.

Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Qué bonito homenaje a tu mujer, Juanma. Muy emocionante, y sincero, enhorabuena a los dos.

El Pasmo de Triana dijo...

Qué suerte y qué verdad hay en todo eso.
(y qué alegría verlo)

Un abrazo.

Fdo: Juan Belmonte, matador de toros.