domingo, 21 de septiembre de 2008

El peligro de la palabra

Las palabras, sí, pueden herir. Acabo de saber que mi futuro hijo será una niña. Estoy feliz, soy feliz, quería una niña. Un embarazo está lleno de lugares comunes, todos decimos siempre lo mismo: "no te pongas tacones", "no comas jamón", "si la cara de la madre es así es niña y si es asá es niño", bla, bla, bla. Y el lugar común más frecuente, que es donde voy: "da igual que sea niño o niña, lo importante es que venga bien". Por supuesto que es importante, sobre todo por el bebé, porque nosotros, los padres, lo querremos de cualquier modo. ¿O no?
Pero las palabras son peligrosas. ¿Qué pasa si no "viene bien"? ¿Qué significa eso: que "viene mal"? ¿Con defecto de fábrica, digamos? ¿Un niño que nace, por ejemplo, con Síndrome de Down o con alguna discapacidad es un niño que ha venido mal? Que alguien me lo explique bien antes de que me cabree, por favor. Es más, ni siquiera estoy de acuerdo en que unos padres tengan que redoblar su esfuerzo cuando el bebé nace con alguna discapacidad: el esfuerzo de unos padres, al ser infinito, es siempre suficiente. Pensar así es discriminar a un niño antes de que nazca.
Los niños, por cierto, no vienen: llegan. Y lo hagan como lo hagan, nos inundan con su luz. Se dice que un niño recién nacido ve la luz, pero no, la luz la vemos nosotros cuando aparecen. Lola y yo veremos la luz de Adela dentro de unos meses.
Ah, que la niña viene bien...tranquilos todos.

13 comentarios:

El Rincón de Sevilla dijo...

Felicidades por esa niña que va a llegar a vuestras vidas y muy bien, y como dices, el esfuerzo sera el suficiente para que esa criatura crezca y aprenda todo lo que aprendimos nosotros.

Saludos.

sevillana dijo...

Muchas felicidades para los dos, sobre todo para la mamá que es la que la llevará durante 9 meses y tendrá que pasarlo bien o mal en el parto.
Tu seguro que solo estarás de los nervios, jajajajaja
Me alegro mucho de que vuestro nuevo hijo sea una nena, ya teneis, como se suele decir, la parejita
Aunque no nos conocemos, dale un besazo a tu mujer de mi parte.

La gata Roma dijo...

Me ha encantado esta entrada. Atesoro tantas manías linguísticas que me he reconocido en tu entrada. Un niño siempre viene bien si llega a una familia que lo quiere. Este año he conocido de las peores discapacidades que puede tener un niño, muchas incluso aparecen pasados unos años de su nacimiento, y a pesar de eso, en la gran mayoría de los casos, el apoyo y la dedicación de sus padres es como debe ser, incondicional.

Kisses miles y enhorabuena por Adela.

Herodes de la Bética dijo...

Amigo Juanma, es la primera vez que te visito y voy primero a felicitarte por tu blog, y segundo, por la llegada de tu hija. Que sea enhorabuena... respecto a cómo venga, no hagas caso de lo que te digan. Llega a su casa, llegará como bien dices "entera", y la vas a querer con toda tu alma. Un fuerte abrazo. Te espero por mi blog.

Du Guesclin dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Juanma. El nacimiento de un hijo es algo tan maravilloso que es incluso ofensivo que se le pongan etiquetas de si "bien", "mal" o regular.

Saludos y, por supuestísimo, enhorabuena por la niña

Dama dijo...

Siempre quise tener una Reyes pero vinieron niños, y comentarios de todo tipo, tengo una colección, algunos me dejaban hecha polvo.
Lo importante es que se llamará Adela, lo demás, viene por añadidura.
Enhorabuena.

América dijo...

Felicidades,el mejor regalo que se puede recibir de la vida,el mes que viene sere tia nuevamente,que ilusion!!!!!.........felicidades para los dos enhorabuena!

Zero Neuronas dijo...

Pues enhorabuena, Juanmma (y Lola, claro). Eso de tener hijos debe enganchar, porque nadie se arrepiente. A ver si lo pruebo algún día.

Dama dijo...

Zero Neuronas, no te creas, que los niños te dan, pero también te quitan...

Maria Muffin dijo...

Muchas Felicidades a ti y a la mamá!!!
Espero que disfrutéis mucho de ella mientras está dentro de su mamá y cuando nazca.

Gracias por entrar en mi blog y vueleve cuando quieras.

Un beso

Daenyel dijo...

Hola, acabo de descubrir tu blog y me ha gustado (vengo enlazado de un comentario tuyo en el blog de mi amiga bloguera Orleans).
Tienes una forma de escribir muy directa,
Felicidades por tu niña.

Bajo mi punto de vista, cuando se dice que venga bien, creo que se refieren a que el parto no tenga complicaciones y que tanto la madre como la niña sufran lo menos posible; al menos, cuando yo lo digo, es porque estoy pensando en eso.

Te enlazo desde mi blog, a partir de ahora, seguiré visitándote.

Zapateiro dijo...

Enhorabuena por la niña. Verás la cara que se te pone cuando la veas porque está comprobado, digan lo que digan, que a los papás se les cae la baba aún más con las niñas, así que prepara un cubo para las babas.

Ya me contarás.

Un saludo.

ana dijo...

Llego años después... a tu entrada.

Querer a alguien sencillamente porque es, eso es querer a una persona.

Al fin y al cabo nacemos en un "ser" que es dinámico... y que va a "estar" de mil maneras diferentes a lo largo de su vida. Unos al nacer están con Síndrome de Down, otros disminuyen sus capacidades a los diez años de vida por un accidente de tráfico, otros a los 20 por una enfermedad, otros a los 15 se recuperan de un problema... ¿y yo, éstaré siempre como hoy estoy?. Pues no.

Nada permanece estable en el "ser", ninguna circunstancia. Sólo es estable su valor, esa esencia que él sólo es. Y te sientes amado cuando te quieren precisamente por eso... simplemente por "ser" tú.

Gracias.

A estas alturas Adela imagino que os haya hecho pegar estupendas carreras.

Enhorabuena!!!!
(a sus papis, y a la peque)