lunes, 21 de septiembre de 2009

De amores perdidos....




Para mi amigo Ramsés, el Aguador de Sevilla....

http://elaguadordesevilla.blogspot.com/

*************************************************************************************


Sin palabras llegar a la palabra (qué lejos, qué improbable), sin conciencia razonante aprehender una unidad profunda, algo que fuera por fin como un sentido…”. D. Julio Cortázar, quién si no, nos deja esta maravilla en el capítulo diecinueve de “Rayuela”.

Acudo a esta frase ahora que pienso una entrada, tras algún tiempo desvelado por causa de otros asuntos untados con manteca, fascinantes para mí esos retos. Sin palabras llegar a la palabra…dónde está la palabra que buscamos, la que llega justa y precisa a la frase que voy escribiendo, la que asoma en la memoria y queda ahí, en el umbral, esperando el visto bueno del escritor.

Hace años comencé un artículo para una revista local, local de mi pueblo, del siguiente modo: “¿Dónde están los amores perdidos? Donde comienza la literatura” (ahora sé que mi amigo Ram, el gran Aguador, lo sabe). Perdí aquel artículo, aquellas revistas que hoy, si tuviera delante, me harían llorar de emoción. Y, finalmente, perdí los amores perdidos a pesar de la ayuda que me prestaron los libros, las hojas pasadas con tanto miedo como esperanzas y devoción. He ido perdiendo amores como se va perdiendo la inocencia, como se pierde la forma primera del habla, tan salvaje, libre, destartalada, coherente, para ser sustituida por un lenguaje atado, a veces sumiso, pensado, coloquial, absurdo, aburrido.

Un amor perdido deambula entre olvidos y recuerdos, entre la nostalgia o la caducidad, entre desvelos y sueños como mariposas. Y mal asunto, sí, Ram, mal asunto cuando sucede lo que cuentas con el corazón arañado: “Sacó de su bolsillo un hilo de sutura ensartado en una aguja esterilizada y remendó aquella herida que sabía se abriría pronto. La próxima vez que los recuerdos le acuchillaran el alma. La próxima vez que la ausencia le recordara que la echaba de menos”. ¿Estás seguro, amigo, de que esa aguja estaba suficientemente esterilizada? Por la herida abierta que deja un amor perdido no penetra sino el tiempo, el paso de los años como amigos que nos acompañan, la sabiduría que se va acumulando y nos ayuda a ver el mundo desde otro lugar, desde otros lugares donde, sí, aparecen amores nuevos que, recién encontrados, provocan una punzada en la herida que el amigo tiempo parecía haber cerrado. Como esos cambios de tiempo que anuncian fríos y temporal.

Voy pensando, o escribiendo. Que tanto da. Puede que los amores perdidos no existan. Los amores no se pierden. Ni concluyen. Ni se cierran. Amar es una experiencia que parece inevitable. Vamos conviviendo con aquellos amores que fueron. Vienen otros a salvarnos de la quema. Amar es un acto de miedo y valentía: es vencer al miedo. A veces pienso que miro como lo hacía la primera mujer que amé, la que me inspiró poemas colegiales y protagonizó mis primeros sueños ocultos. Ocultados. Reconozco en los míos gestos de otras mujeres, palabras aprendidas allí donde estuve con ellas, incluso formas de sentarme o esperar en una cola. Me reconozco en lo que fui y sigo siendo. Beso tal y como aprendí a hacerlo cuando me lo enseñaron. Me desvirgó una mujer doce años mayor que yo. Me hice hombre en una noche y, sin embargo, salí de allí intentando convivir con el niño que, no sabiendo andar, ya miraba cuando pronunciaban mi nombre. El amor (mi querida y atlántica Susana me da un beso sonoro cada vez que lo digo) es un reconocimiento. Si uno no sabe quién es, amar es un gesto inútil.

Concluyo. Si te cercioraste, querido Ram, de esa esterilización correcta de la aguja, dime cómo se hace. Tengo que cerrar una herida que hay en mis labios para recuperar aquella forma de hablar, salvaje, libre, destartalada y coherente, que usé para amar por primera vez.

27 comentarios:

marisa dijo...

Juanma...es maravilloso.Al amor se va siempre virgen, siempre emocionado, siempre adolescente.No se deja de amar.Decía Cernuda:"No es el amor quien muere, somos nosotros mismos".Tu sensibilidad, tu palabra, siempre me conmueven.
Un abrazo querido amigo.

Julio dijo...

Preciosa entrada, Juanma. Pero eso ya es una redundancia tratándose de ti.

Leticia dijo...

Precioso, Juanma. Quizás el amor ni se crea ni se destruye... simplemente se transforma, como nosotros.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Tenemos que aprender a convivir con ese niño siempre.

Besos

mangeles dijo...

Pues solo por leer algo tan bello, ya ha merecido la pena levantarse hoy.

Un beso Juanma...es precioso

el aguaó dijo...

Quizás suene a tópico, o tal vez quede un poco insulso, debido a la dedicatoria, pero créeme cuando te digo, amigo mío, y no te miento cuando te doy mi palabra, que me has emocionado y que es uno de los textos más exquisitos que te he leído. Y no es mentira. No es adulación gratuita. No es templar el horno hasta que tu pildora esté dorada. No. No se trata de eso. Se trata de algo más. Es algo más profundo que ha tocado, certeramente, aquello que llamamos emoción. Lo sé porque mi alma ha llorado.

¿Sabes?, no me habían escrito una carta de este modo. Te pedí el viernes personalmente, que me trajeras a mi amigo Juanma. Aquel de los olvidos y recuerdos. Lo has rescatado de la mejor forma posible. ¿Y luego hablas de frases magistrales? encierras un buen puñado en esta divagación sobre el Amor. Con mayúsculas, porque un servidor sigue creyendo en él, aunque tenga el corazón remendado de estocadas.

"Sin palabras llegar a la palabra…dónde está la palabra que buscamos, la que llega justa y precisa a la frase que voy escribiendo, la que asoma en la memoria y queda ahí, en el umbral, esperando el visto bueno del escritor". Una reflexión que te hace reflexionar. El pensamiento de un pensamiento.

"He ido perdiendo amores como se va perdiendo la inocencia, como se pierde la forma primera del habla, tan salvaje, libre, destartalada, coherente, para ser sustituida por un lenguaje atado, a veces sumiso, pensado, coloquial, absurdo, aburrido". Cuando el subconsciente tiene conciencia de esta perdida, nos damos cuenta que estamos perdidos.

"Vamos conviviendo con aquellos amores que fueron. Vienen otros a salvarnos de la quema. Amar es un acto de miedo y valentía: es vencer al miedo". No miento, ni exagero, cuando digo que es una de las frases más bellas que he leído en mi vida. Vencer al miedo. Sólo el que ha amado, sabe esto...

"Si te cercioraste, querido Ram, de esa esterilización correcta de la aguja, dime cómo se hace. Tengo que cerrar una herida que hay en mis labios para recuperar aquella forma de hablar, salvaje, libre, destartalada y coherente, que usé para amar por primera vez". Tengo que confesarlo. Tengo que confesártelo amigo Juanma. Te mentí. La herida se cierra, pero queda la cicatriz. Se expulsa la pus, y dentro quedan las sensaciones. La emoción de haber amado. Caricias que nunca olvidarás. Besos que recordarás. Esa piel modificada por la estocada del Amor, es la única que nos recuerda que ha ocurrido. Pero créeme, el que ha amado, no se arrepiente de amar ni de las cicatrices que éste le puedan dejar.

Gracias amigo Juanma. Me has emocionado. El Amor no se cierra, ni se pierde, ni termina... en ocasiones sólo se recicla. No debemos dejar de amar. Después de todo... yo sigo creyendo en el Amor.

"Puede que los amores perdidos no existan. Los amores no se pierden. Ni concluyen. Ni se cierran. Amar es una experiencia que parece inevitable". Nunca debemos dejar de amar, porque al fin y al cabo, el Amor, como bien has dicho, es la única forma de vencer al miedo.

Un abrazo enorme y disculpa la extensión y fragmentación de tu texto, pero tenía que hacerlo...

María Socorro Luis dijo...

Depués de este último comentario, Juanma, no me queda mucho que decir.

Sólo felicitarte por tu magnífico texto, lleno de belleza, densatez, sentimiento y...

Y un montón de besos para repartir.

Soco

América dijo...

Querido amigo.

Hermoso texto dedicado a Ramsés ,tuve el placer de conocerlo en persona,es de una calidad humana extraordinaria,cuando vi su rostro por primera, vez dos veces le preguntes eres el Aguaó!?....PERO SI ERES TU! ,él sonrió pues se dio cuenta de mi sorpresa....Siempre que le recuerdo la palabra calidez llega a mi mente.

Coincido plenamente con Ramsés, has traído "Aquel de los olvidos y recuerdos. Lo has rescatado de la mejor forma posible."

El texto maravilloso nos habla de amor,ese que es diferente cada vez que llama a la puerta,nunca se ama de la misma manera,"... "En ocasiones sólo se recicla."

Un fuerte abrazo,emocionada te digo me ha encantado....

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Juanma.

Otro grande Aguador, Ramsés.

Saludos.

SUSANA dijo...

Y te beso, Guapísimo!!!!

Me mató y me mata esa frase cada vez que la leo, tiene magia, espíritu y una escandalosa precisión! ES RECONOCIMIENTO! Sí y mil veces SÍ!
(muchasssss graciassssssss!!!!!)

¿Se puede perder el amor? Quizás muta mi Amigo, se metamorfosea, adquiere a lo largo de nuestra vida otras caras, formas...Tiene su primera vez, su segunda, tercera y así va acomodándose y en cada oportunidad es igual y distinto a la vez.

Quizás no extrañamos a los que alguna vez fueron destinatarios del sentimiento, hasta puede que se nos desdibujen los rasgos y olvidemos mucho de las personas. Pero no sucede lo mismo con la sensación.

El Amor se queda, latente en nuestro interior, presto a ser parte del hoy o buscando -como un radar- la próxima vez. Me gusta imaginarlo en esta forma!

Mil besos y otros Mil más y por las dudas, Otros Mil!

Er Tato dijo...

Bueno ¿y ahora qué digo yo? En fin, que eso me pasa por llegar tarde. Fantástica entrada, querido Juanma.

Un abrazo

siempreconhistorias dijo...

Me brotó el llanto Juanma. Siempre enamorada, aunque a veces duela, me apunto a esa aguja si puedo así volver a aquel lenguaje que tan bien describes.
Precioso.
Gracias.
Besos.

Moe de Triana dijo...

Hay cosas que vienen...

Cosas que se van...

Nosotros hemos de quedarnos solo con las que se quedan.

Un saludasso miarma, hay que ve lo poético que me he puesto.

mariapahn dijo...

Y bueno, voy a recuperar el aliento...


YA


Me ha gustado tanto tu texto y es que yo soy una mendiga del amor, lo busco y lo rebusco en casi todo lo que hago, lo que vivo y lo que siento. Lo mejor de esto es... que lo encuentro a diario ¡qué suerte tengo! A veces se me olvida y... siento que me pierdo (los laberintos de los días nublados).

Creo que has explicado muy bien lo que nos queda de las personas que amamos, creo que somos eso: todo lo que nos dejan y nosotros cogemos, un todo maravilloso hecho del amor compartido.

¡Cuánta belleza! Copio-pego y este texto va a mi pc ¿ok? ¡gracias!

P.d: estoy leyéndome RAYUELA... nunca es tarde ¿no? estoy quedándome pasmada, ya te cuento cuando lo acabe.

Besos amigo

Juanma dijo...

marisa: el amor se va virgen para llegar virgen a otro lugar. Seguro que sí. Un beso.

Julio: tu amabilidad es impagable, querido amigo. Un abrazo.

Leticia: y, sin embargo, es inmaterial...¿o no? Un beso.

Juanma dijo...

Luz de Gas: me apunto a ese aprendizaje, querido. Un beso, mi luz de gas.

mangeles: eso es de las cosas más bellas que me han dicho jamás. Muchísimas gracias y muchos besos.

Aguador: y qué te digo yo. Gracias por ese comentario tuyo tan definitivo. ¿Disculpas por ello? Por favor, Ram, que me enfado. No sabes cómo me alegra que este texto te haya gustado tanto. La literatura, si emociona y toca, pues tanto mejor, ¿no? Un fuerte abrazo, amigo...es un placer esta temporada en la radio contigo.

Juanma dijo...

Soco: llegaron bien todos los besos enviados. Yo te envío los míos, otro montón. Y muchas gracias.

América: así es, Ram es un gran hombre. Qué pena que no estuviera yo al tanto cuando estuviste por aquí. Todo se andará. Un beso muy, muy fuerte.

Javier: abrazos, Javier, ahora con contenido. Muchas gracias.

Juanma dijo...

Susana: ¡¡qué me gustan siempre tus palabras!! Y esa imagen del radar...pero qué bueno. Muchas gracias querida, muchas gracias. Besos, besos, besos, besos...

Er Tato: ¿que llegas tarde? Bien sabes, o deberías saber, que aquí nunca llegas tarde. Un fuerte abrazo. Recuerdos al Manteca.

siempreconhistorias: a ver qué tal con esa aguja, tengo mis dudas. Ya te contaré. Besos y gracias.

Juanma dijo...

Moe: si es que no puede ser...si eres un sentimental perdido. Un fuerte abrazo, querido Moe.

mariapahn: descubrir "Rayuela" es un placer. Ya me dirás, sí. ¿Y cómo va a ser tarde? Eso nunca...ni que estuvieras leyendo "Caperucita". Muchas gracias por un comentario tan emocionado, tan a flor de piel. Un fuerte beso.

Zapateiro dijo...

No sabéis lo pequeña que me siento cuando os leo estas cosas.

Enhorabuena Juanma. Un saludo.

Juanma dijo...

Zapateiro: pero cómo se te ocurre decir o pensar eso, Rocío. Me voy a enfadar. Querida, tú eres una mujer maravillosa. Ea!! que lo sepas...

Un beso muy fuerte.

María dijo...

M A R A V I L L O S O

Miguel dijo...

"Amar es un reconocimiento" tanto como leerte es un reencuentro con uno mismo. El truco es contarlo de la manera que lo haces. ¿Por qué saben tus letras tanto de nosotros?Que sabia domesticación hiciste con ellas.

Santi el de Los Divagues dijo...

Te conozco de lo de Marisa.
Me quedé pensando en tu aguja y envidié esa tu capacidad para que siempre se te abran un poco las heridas, yo, que soy el rey de la anestesia, yo que siempre sentí que todos los amores eran el mismo amor que gustaba disfrazarse y una velada forma de autoerotismo.
Justamente por ser tan diferente tu forma de vivir el amor que la mía, es que este texto me resulta tan conmovedor. No sólo golpean los textos que sintonizan con nosotros, también los que nos hacen sentir lo que nos falta.
Me gustás mucho como escritor y muchísimo como gente.
Abrazo

media luna dijo...

Querido Juanma: Tus textos tienen la habilidad de conducirme siempre por caminos diversos. Es como si creyera que veo el final de la senda y de repente serpentea y todo cuanto creía estar viendo, de repente se convierte en un paisaje diferente al que imaginaba y me traes con tus palabras recuerdos de esos que una se empeñaba en olvidar y nunca olvidará. Porque los recuerdos y los olvidos son dos caras de la misma moneda.
Al principio comencé a filosofar yo sola como si estuviera en una de mis clases de filosofía debatiendo sobre la palabra y el pensamiento, el pensamiento y la palabra. Y luego, luego... cómo no, llegué al amor. Y entonces recordé un texto escrito con soberbia que con tu permiso te transcribo y te dedico. Pertenece a "mi otro yo" a esas historias e historietas que nadie lee en mi blog, pero que un día debí escribirlas.

Ausencia de dolor

A penas un cicatriz indeleble me recuerda tu herida. Una leve línea rosada indica el lugar exacto. La toco con mis dedos como si fuera a sangrar y siento en ese preciso fragmento de piel, una ausencia de dolor, insensible al tacto y al contacto, como si se tratara de un trozo de carne inerte.

Choko dijo...

Desde el día 15 de Septiembre y hasta el próximo 16 de Octubre se encuentra abierto el plazo para la inscripción en el "I VillaBlog - Comarca de Doñana".

El "I VillaBlog - Comarca de Doñana" es un encuentro de Blogs que se celebrará el próximo día 24 de Octubre en Rociana del Condado-Huelva (a 55 km de Sevilla y 37 de Huelva capital) al que asistirán personas interesadas en el mundo de los Blogs (tengan o no tengan uno) y que servirá para formarse, dar a conocer tu blog y pasar una jornada de convivencia en un enclave rural con actividades muy variadas. Puedes encontrar más información e inscribirte en Villablog.net

No faltes!

Ramona dijo...

Que bonita entrada. Bonita por muchas cosas: por sentida y auténtica: real.
El amor como bien dices no muere nunca, puede estar ausente, fuera de tu vida, pero morir... !Ah no¿. Vi hace un par de días una película antigua. en la que el protagosnista es quien pide el divorcio y cuando le entregan los papeles ooficiales en los que se lo comunican con estas palabras: "No existen ya lazos sentimentales entre la pareja", él dice que ni hablar, que eso no es verdad. Y vuelve con su mujer.

UN beso Juanma