jueves, 12 de marzo de 2009

Confidencias


Quiero darte un beso, mi querida hermana.
No te muevas mucho, me han dicho que debo hacerlo con cuidado. Papá y mamá, a veces, piensan que no pienso, que no sé lo que hago. Es normal que lo crean así, yo no me enfado. Se esfuerzan tanto en entenderme que casi siempre lo consiguen, pero hay otros momentos en los que no logran hacerlo. También te pasará a ti, pero tú no te preocupes, son cosas de los mayores, aunque sean papá y mamá.
Ayer mismo, sin ir más lejos, papá y mamá estaban hablando y decían que yo tenía celos de ti. Me enfadé tanto que comencé a dar la lata y a querer estar encima de mamá cuando te estaba dando el pecho. Espero que vieras cómo te guiñé el ojo, era todo broma. ¿Cómo se les puede ocurrir pensar eso? ¿No tienen nada mejor que pensar? Sé que nos quieren a los dos igual. Cuando veas que me hacen a mí más caso que a ti, ten paciencia, están disimulando para evitar que yo tenga eso, celos. Lo mejor que podemos hacer, al final, es reírnos con sus cosas. Ellos no lo saben porque es mi secreto: desde que fui a verte al hospital, tú acababas de nacer, supe que una de mis misiones en el mundo sería cuidarte.
Quiero darte un beso, mi querida hermana.
Bienvenida a casa. ¿Sabes? Somos los dueños de todo lo que ves. Qué chiquitita eres. Ya irás creciendo. ¿No ves lo grande que estoy yo? Así te vas a poner tú. Y eres muy guapa, hermanita, te van a crecer los amores por mucho que papá cumpla su amenaza de poner cara de dar bocados gordos. Se pone así de tonto papá, ya lo irás conociendo. Se le gana con la mitad de media mirada. Bueno, al menos nosotros dos, y también mamá, no necesitamos hacer mayores esfuerzos. Lo que yo te diga: se pone tontito con nada.
Quiero darte un beso, mi querida hermana.
¿A que no te importa que use tu bañera para bañarme yo? Menos mal que papá y mamá sólo insistieron un día en que siguiera bañándome en la grande. Claro que con la que monté…se les quitaron las ganas. Es que me gusta más la pequeña porque juego mejor que en la grande. Aprovechando que los celos pasan por Valladolid me salí con la mía. Por cierto, me encanta estar encuerichi, que es una palabra que me ha enseñado papá y que me ha dicho que la escriba así, en cursiva. No sé si tú habrás heredado también este puntito exhibicionista, es comodísimo. Bueno, en verdad no es ninguna herencia: papá y mamá ya ves que no van así. Una pena: sería muy divertido.
Quiero darte un beso, mi querida hermana.
Y ya te voy dejando. Papá ha salido un momento a no sé qué y he aprovechado que mamá te está dando de comer para escribir. No pienso perderme la cara de pipilín (pipilín es papá, ya te contaré esa historia) cuando abra su blog y descubra que he escrito esto para ti. Muchas gracias por quedarte quieta mientras te di el beso que quería darte, no es más que el primero de un número tan grande de besos que te voy a dar que aún no sé ni contarlo. Por ahora, sólo cuento hasta el cinco. Pero creo que hay muchos más. Si no los hay, mal asunto. Recuérdame que le tengo que preguntar a papá si hay alguna palabra para decir que una cosa no se puede contar.
No te muevas, hermana, no quiero preocupar a nadie. Voy a darte un beso y me parece que van a aprovechar para hacernos una fotografía.

44 comentarios:

Parsimonia dijo...

Qué dos preciosidades! Eres afortunado, Juanma.
Besos envidiosos.

Luz de Gas dijo...

Que coza más linda y más tierna.

Me has emocionado Juanma

Besos

siempreconhistorias dijo...

Con la lagrimita e el ojo y los recuerdos en la mente (lo mío son dos niños y se llevan 22 meses) quiero felicitarte Juanma por esta magnífica entrada. Felicita también a tu compañera y disfruten de esas dos maravillas.
Un abrazo.
Izaskun

FLACA dijo...

¡Qué ternura!... Y QUÉ HERMOSOS ESOS NIÑOS. Es emocionante que compartas estas vivencias y esa belleza de foto con nosotros, tus amigos blogueros para que disfrutemos de tu felicidad. Estas palabras tuyas de hoy me trajeron una montaña de gratos y emocionados recuerdos. Si hasta dan ganas de reincidir, si no fuera que ese tiempo ya ha pasado para mí y que mis niños ya tienen 21 y 18.
Un abrazo enorme para vos y para Lola, y -a pesar del trabajo- disfruten mucho,que el tiempo vuela.

SUSANA dijo...

Pero que ternurísisisisimo!!!!!

Juanma me tenés emocionada y con ganas de saltar a la pantalla para cubrir a besos a esas bellezasss!!!

La Princesa está exquisita y el Príncipe, vamos, qué apuesto! Enhorabuena para Lola y Vos por esta familia tan bonita que tienen!

Te agradezco muchísimo que compartieras con nosotros estas letras, impregnadas de amor.

Sé muy felíz Amigo, pero muchoooo y disfrutá de esos verdaderos milagros de vida!

Desde el otrooo lado del mundo esta Amiga los besa a los cuatro, con todo cariño!

Zapateiro dijo...

Jejejeje, los celos hay que llevarlos con normalidad, así es como se sale de ellos aunque hay que darle tiempo al tiempo.

Están preciosos.

P.D: la próxima vez que le dediques una entrada a tus hijos ponte una palangana debajo para las babas, que has dejado el teclado chorreando;)

Aïcha dijo...

Que lindos que son. Un gran homenaje. Besos

El callejón de los negros dijo...

¡Ya estamos empatados! Te podrás pasar horas viendo como se miran...

Antonio

Er Tato dijo...

¡Chiquillo, como te coja tu padre trasteando en su blog y confabulando con tu hermana...! Por cierto ¡qué guapa es! Y tú también, hombre, tú también.

Ahora vas y le formateas el disco duro a tu padre.

Un beso para cada uno (y otro para Lola)

X dijo...

¡Ooooh! Y, encima, de azul y rosa, como Dios manda. :D

dijo...

Precioso y dulce homenaje a la vida. Seguro que esos locos bajitos, sangre de tu sangre, algún día leerán este relato y se sentirán tremendamente orgullosos de su padre. No sabes lo que me entristece no verte mañana. Un beso.

sevillana dijo...

Qué entrada más tierna llena de amor.
Los dos están preciosos, espero algún día poderlos conocer.
Por cierto para ser tan pequeñito escribes muy bien, pero ten cuidado que no te coja papá tecleando en su ordenador.
Besitos

América dijo...

Dulce nota que de alguna manera me hace pensar que podemos pensar y sentir como niños,aun como los mas pequeños,el amor no es difícil de entender ni de imaginarselo,lazos sangre de verdadero amor,una bendición que aprecias y valoras en toda su extensión ,gracias ,por que esta entrada ,es un canto de amor,un paréntesis a las preocupaciones propias de la vida cotidiana....

Miguel dijo...

Siempre supe que tus enanos escribirían mejor que tu, lo siento compañero pero este relato esta lleno de una dulce empatía que serena los celos con inteligencia de chico prodigio.

Enorme Juanma!

marisa dijo...

Ay Juanma, que me has hecho llorar...
He pensado en mis chicos cuando eran así y en una foto parecida y los veo correr y pienso: ya no tengo bebés.
Son preciosos y algún día leeran los preciosos textos de su padre dedicados a ellos y se emocionaran como lo hacemos los que te apreciamos en este mundo virtual.
Básalos de mi parte por favor.

sevillana dijo...

Se me olvidó decirte que cuando tu seas mayor, me apunto la primera en la lista para ser tu madrina bloguera como fui con tu papa.

María Socorro Luis dijo...

Pura ternura, Juanma.
Y paara ti, pequeñajo, cinco besos. Cuéntalos y repártelos entre los cuatro.
Soco

La gata Roma dijo...

¡Dios tu hijo es superdotado! Conoce el concepto cursiva… me ha dejado muerta…
Jejeje
Cuando mi hermano nació yo ya contaba cinco años… No tuve celos, lo malo es que al principio no me dejaban manejarlo como a mi me gustaba… Él pesaba mucho, y yo estaba tan delgadita que parecía peligroso… Luego ya crecimos, lo pude vestir de niña y algunas cosas más… Lo malo es que como mi hermano ha sido siempre tan raro, no sabía dar besos hasta los tres años o así… Le pedías uno y el tío ponía la cara, claro, no era superdotado como tu hijo.
Kisses para los cuatro.

Navegante Del Alma dijo...

Querido amigo, que buen momento de felicidad estás pasando, solo en ese estado se puede escribir con tanta ternura. No pienso romper el clima comentando cosas que nada tengan que ver.
Un fuerte abrazo y saludos a los tuyos.

@ngelluz dijo...

Juanmaaaaaaaaaaaaaaa!!!
que ternura, ve que me hiciste llorar de la emoción que sentí. Mi hijito mayor también está celosito de mi bebé chititito, pero ya descubrí que no son celos, son falsas conjeturas mías :P

Diossss!!! esto está de brinquitos emocionantes.

Besos y abracitos dulces para los padres y por supuesto para tus dos angelitos (que de más está decirte que están rechulísimos)..

Juanma dijo...

Parsimonia: son dos preciosidades, sí, todos los niños lo son. Besos encantados.

Luz de Gas: ¿haz vizto qué locura? Un beso, mi luz de gas.

siempreconhistorias: muchas gracias, estos se llevan dos años casi clavados (una semana de diferencia). Un beso.

Juanma dijo...

Flaca: si tuviera niños de la edad de los tuyos ¡¡no reincidiría!!, por muchas ganas que tuviera, ja, ja, ja. ¿Has visto que alegre tengo mi boliche? Besos.

Susana: perdón, mi queridísima Susana. Los príncipes son felices, tanto como nosotros ejerciendo de súbditos con ventaja. Besos, besos, besos, besos...

Zapateiro: el teclado casi queda inútil, no caí en la cuenta...Un beso muy fuerte.

Juanma dijo...

Aïcha: son lindos sí, se parecen a papá...es broma. Un beso. Gracias.

Antonio: sí, querido, tantas horas como pasas tú con los tuyos. Un fuerte abrazo.

Er Tato: ya me la liará, amigo, tú dale ideas...Un fuerte abrazo.

Juanma dijo...

X: ja, ja, ja...te has fijado en el detalle. De todas formas, la niña vestida de azul está guapísima. Así que siempre tengo mis dudas. Un abrazo.

Té: la tristeza es compartida, querida, eso la hace más llevadera. Ya intento enseñar a leer al gordito, pero pasa un poco por ahora. Un beso para mi chica favorita.

Sevillana: saltará la oportunidad para conocerlos. Seguro. Y por supuesto que serás madrina bloguera, no hay nadie mejor. Besos.

Juanma dijo...

América: me pedía el cuerpo esta entrada. No todo van a ser dramas y desamores como las anteriores. Un fuerte beso.

Miguel: de todos tus comentarios, imprescindibles siempre, me quedo con este. Un fuerte abrazo, mi querido Miguel.

Marisa: besados quedan los dos. Muchas gracias por todo, siempre.

Juanma dijo...

María Socorro: genial tu comentario. A ver cómo hace la división de esos besos. ¿A que se los queda todos? Otro para tí.

La Gata Roma: es que no le gustaban los besos a tu hermano, al menos de chiquetito. A mí tampoco, de chiquetito también...Como ahora sí, un beso fuerte para tí.

Navegante del Alma: así es, mi querido argentino, momento de gran felicidad en mi vida. Y lo vivo con plena consciencia de ello. Un fuerte abrazo.

Juanma dijo...

@ngelluz: ja, ja, ja, así es: nos equivocamos nosotros. Besos dulces también para tí, para los tuyos.

José Miguel Ridao dijo...

Genial entrada, Juanma. Me has emocionado, destila ternura. No tengo palabras... ¿hay algo más hermoso en la vida que un niño? En mi opinión, no. Bueno, sí... dos niños. Un fuerte abrazo, la entrada dice mucho de ti.

el aguaó dijo...

Ellos nunca estarán solos, porque se tienen el uno al otro. Porque os tienen a vosotros. Porque tienen el cariño.

Y él, con el paso del tiempo, se dará cuenta que tiene un tesoro. Y ella, cuando pasen los años, se dará cuenta que también es rica.

Y vosotros, los padres, tenéis la fortuna en vuestras manos.

Enhorabuena y felicidades. Por el texto, por la forma de expresarlo, por el cariño que rebosa de él y, sobre todo, por tener esas dos joyas bajitas.

Un beso amigo Juanma.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Los celos infantiles, amigo Juanma, son un elemento con el que hay que lidiar. Yo que tengo cuatro hijas (ay) ya he pasado por eso varias veces y, en mi experiencia, la mayor es la que peor lo lleva, porque es la única que alguna vez fue hija sola; las demás ya vivieron sabiéndose que había otras en casa. Hay en los celos un elemento irracional complejo, pero bien llevados, no pasa nada. Al final se quieren enormemente. Alguna vez, eso sí, hay que ponerses serios, porque el celoso puede, de lo contrario, convertirse en tirano: estos pillos aprenden rapidísimo...
Un abrazo, amigo, y enhorabuena por tu prosa y por tus dos hijos.

Du Guesclin dijo...

No te digo nada, Juanma, me enteré la semana pasada que dentro de poco voy a tener uno de estos, jeje, bueno, yo no, mi hermana. Pero vaya, me hace bastante ilusión ser "tito" por primera vez...

Las vueltas que da la vida (para variar me haces reflexionar, lo cual me encanta); viendo esta foto he recordado una parecida que tengo con mi hermana. Con el tiempo, niño y niña, cada uno por su cuenta, con sus historias distintas, sus amistades, su vida, llega un momento en que surgieron las rencillas típicas de adolescentes, acentuadas por la diferencia de edad (4 años) y de sexo.

Y ahora, años después, tengo la sensación de que he vuelto al punto de partida, ese momento en que hace mas de 25 años nos retrató mi padre a los dos juntos.

Ahora, tus hijos son privilegiados, porque no solo tienen esa foto, sino además un padre que es capaz de retratar el momento mejor incluso que la misma cámara con sus palabras.

Saludos y perdona por la extensión. Un fuerte abrazo.

media luna dijo...

Ufff! Juanma:
Ya sabía yo que con esta entrada casi iba a llorar. Lo supe en el mismo momento que vi esas dos caritas juntas. ¿Hay algo más tierno?
Sí, un papá contemplándolos. Algún día cuando seas mayor y leas lo que el pequeño "Juanma" escribió a Adela, descubrirás que tu niño ha aprendido a contar hasta el infinito.
Ojalá nunca pierdas esa mirada que sabe hablar con el lenguaje puro de los niños.
Dales un beso a los dos, y disfruta de ellos. ¡Va tan deprisa el tiempo! Yo tengo un candidato para Adela. Se llama Lucas y va caminito de los dos años. No me le vaya a poner cara de dar bocados ¿eh?
Preciosa confidencia. Gracias por compartirla.

Juanma dijo...

José Miguel: tenemos que controlar a estos niños nuestros (los tuyos y los míos, no es que los tengamos en común. Trampas del lenguaje). Con dos años va sabiendo más informática que yo, que tampoco es para que presuma de ello mucho. Un abrazo.

Aguaó: querido Ramsés, somos ricos, efectivamente. Por este lado no nos afecta la crisis. Un fuerte abrazo.

Juan Antonio: aunque estamos pendientes, los posibles celos que tenga el niño no nos quitan el sueño. Tomarlos con la mayor naturalidad creo que es buen camino para que vayan desapareciendo. Por otra parte, mi niño se pasa el día entero dándele muchos besitos a su hermana. Lo que pasa es que es muy bruto y tenemos que vigilarlo. ¿Qué te voy a contar que no sepas? Un abrazo, querido profe.

Juanma dijo...

Du Guesclin: mi hermano está loco con su papel de tito, ya te enterarás. Y no me pidas disculpas por la extensión, esta es tu casa también. Un fuerte abrazo, querido amigo.

Medialuna: aunque esté feo presumir, creo que nunca perderé la mirada de un niño porque nunca hice caso, ni lo hago, a quien me dijo o me dice que tengo que sentar la cabeza. Y lo de Lucas...encantadísimo, le daré bocados a cualquier otro. Lucas es el candidato. Todo se andará, ¿consuegra? Besos.

José Miguel Ridao dijo...

Juanma, mi hijo se debe de haber enterado de lo del tuyo y se me ha colado en el blog esta mañana.

Octavio dijo...

Qué linda mi sobrinita, qué lindo el hermano. Voy a enmarcarme la foto de mis sobrinitos ahora mismo.
Paciencia y amor, amigo Juanma, dos de los secretos imprescindibles de la vida. Un abrazo marbellí.

Juanma dijo...

José Miguel: ya lo he visto...tenemos que hacer algo ya. Un abrazo, mientras tanto.

Octavio: ay, no me queda, no nos queda, otra que eso: paciencia y amor. Ojú. Un fuerte abrazo.

CRUEL Y JUSTICIERO dijo...

simplemente hay que rendirse ante tanta ternura. Volvere

Juanma dijo...

Señor Zorro: muchas gracias, está usted en su casa.

belita dijo...

Es la primera vez que te visito y aun estoy llorando, cosas de mayores, ya sabes, somos un poco raros y cualquier cosa nos hace hacer o decir tonterias (a eso le llamamos emociones). Tu sigue cuidando de esa hermanita preciosa y si, tienes razón eres grande, muy, muy grande.

Besos

FLACA dijo...

¿Cuál es la diferencia de edad entre al mayor y Adela?...Sedgún lucen en la foto,son muy pequeños los dos.

Juanma dijo...

Belita: le diré a papá que has venido por aquí para que él vaya a verte. Un besito.

Flaca: dos años justos (con diferencia de una semana). Un beso desde mi boliche al tuyo.

andal13 dijo...

Lindísimo... Es de lo más conmovedor ver a un papá totalmente enamorado de sus hijos.

Juanma dijo...

andal13: has utilizado la expresión correcta, "enamorado" de mis hijos. Abrazos.