viernes, 19 de agosto de 2011

En ropa interior...


Si es que es mu apañao...lo mismo es útil para sostenerme sobre la vida que voy llevando que para ofrecer una solución, ya veremos si más o menos duradera, a un contratiempo doméstico como la rotura imprevista de una persiana.

Besitos para todos.

10 comentarios:

Lola Montalvo dijo...

Inteligente y «apañao» son dos conceptos que se solapan a menudo. Sentido del humor y «salao», también. Besos miles

SOMMER dijo...

Si yo siempre lo digo: a pequeños males, grandes remedios...

mangeles dijo...

¡¡¡Vaya antiguaya¡¡¡ Mi amiga Amalia Castaño, tenía una igualita (bueno...para 1,50 de estatura) hace, hace....bueno...allá por mis 15 años...hace...hace ...¡Dios mio 35)....

Y vaya con las persianas modernas, que no duran ni un achís....

En fin....


Besiños

Er Tato dijo...

¡Qué mala pata...!

A que se haya roto la persiana, me refiero, claro.

Un fuerte abrazo, artista

Er Tato dijo...

Y sí, ya me lo digo yo, soy una mamona..., pero es que no me he podido resistir. ;-)

Otro abrazo y una Cruzcampo fresquita con chochitos para compensar.

P.S.: Es que donde hay confianza da asco.

SUSANA dijo...

Fiuuuuuuuu, se trataba de una persiana! Me alarmaste Juan Manuel! Pensé que realmente presentarías en sociedad tu ropa interior! Y nada, todo bien, estamos en el siglo XXI, pero si mostrabas interiores con corazoncitos o tréboles, pues me hubiera reìdo muchooo! Jajajajajajajja! Besos Querido Amigo!

José Miguel Ridao dijo...

Con lo que prometía el título... Yo creía que ibas a estar sujetando tú la persiana en calzonzillos. Otra vez será, espero.

Abrazos escolafrioleros.

Anónimo dijo...

Y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres porque el amor cuando no muere mata porque amores que matan nunca mueren.....

Anónimo dijo...

La letra mas maravillosa de Joaquin Sabina

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Joé Juanma, he tenido que llegar aquí, a los comentarios, para entender la entrada.
No identificaba el artilugio, ¡que cabón estás hecho! ahora estoy descojonándome.
Un abrazo