martes, 11 de agosto de 2009

La lluvia.




Llueve y estoy solo.

Ha llovido sobre los tiempos del verbo.

Llovió en el espacio que hay entre tu ausencia

y mi mirada abriéndose para buscarte.

Lloverá al amanecer, cuando levante la niebla

que ya no te envolverá como papel de caramelo.

Va a llover. Lo noto si me detengo a descansar

en el cruce que une a las tres partes de mi alma.

Porque estoy cansado. Para vivir necesito el agua

derramada que cae, honda y acentuada,

por tu cuerpo blanco, por tus manos ramificadas

que me tocan al despertar, cuando un sueño tozudo

se empeña en tus primeras palabras a mi lado,

rastrea las huellas que dejó el color de tu piel

y se diluye junto al cauce laminado de los ríos.

Lluvia cruel y necesaria para limpiar las calles

empedradas por las que estuvimos paseando,

en lo que salgo de la cama, tarde en vestirme,

el tiempo suficiente para ver que ya no estás.

Lluvia y tiempo. Días sentado frente al calendario

que señala la llegada puntual de cada otoño.

Supongo que eso borrará tu olor de mujer sabia,

la densidad de tu cansancio al escucharme,

lo que queda de tu presencia llenándolo todo,

rescoldo gris y ceniza sobre aquello que no te di.

17 comentarios:

Er Tato dijo...

Versos tristes y vivos para una mañana soleada. Contrastes para sentirse despierto y no despistarse de la vida.

Buena poesía para empezar el día.

Un abrazo

mangeles dijo...

¡Que bonita¡...Ayer llovió en Madrid, desde...uffff ni me acuerdo...y el aire olía a tierra mojada, y pensábamos ¿de dónde sale ese olor, si en Madrid todo es asfalto?...supongo que del Parque del Retiro...fué fantástico pasear entre gotas de agua ¡por fín¡, aunque hoy el sol brisa con justicia.

Esperemos el otoño...

Bella poesía.

Un besito

sevillana dijo...

Bonito y triste a la vez querido ahijado, palabras llenas de sentimientos profundos y la canción con la que nos deleitas hoy una de mis preferidas de Serrat.
Besitos

América dijo...

Detrás de los cristales llueve y llueve,solo el tiempo diluye,amansa y duerme los recuerdos,triste y melancólico sin duda pero también solemos pasar por esos trances alguna vez,llueve y llueve....Ayer llovió en mi ciudad,una lluvia fuerte con aires de tormenta,pero amaneció y el sol brilla con la esperanza del día a día

Un abrazote!!!!!!!!!!!!!!!

@ngelluz dijo...

Lindo...hoy estos, tus versos tristes, se parecen a mis días... acá ya nunca es otoño estoy dentro de un eterno y frio invierno.

Besitos desde mi pedacito de cielo nubladito...

SUSANA dijo...

Vaya… lluvia, Serrat y tus letras…qué privilegio!
Vuelvo por la noche, ahora es muy mañana y muy ruidosa.
Besossss y más Besosssss

marisa dijo...

"He llovido sobre los tiempos del verbo"...Ay, me lo quedo.juanma esa balada de otoño y esa lluvia me traen tantos recuerdos que ya no son sino papel mojado, transparente...Precioso.Te mando un beso

desnuda en otoño dijo...

Bello y melancólico a un mism tiempo; pero estoy deseando que llegue el otoño y por supuesto la lluvia y el olor a tierra mojada, porque eso demuestra que por la noche, hoy, tengo unos brazos que me dán calor. saludos

SUSANA dijo...

Llueve. Ha llovido. Llovió. Lloverá .Va a llover. Y siempre es una y una misma, Mujer y Lluvia. La cruel y necesaria, la que marca los tiempos y la que terminará borrándose a si misma.

Es un poema que humedece a cada letra, una relación, como si ésta fuera papel. El poeta ha transmutado la lluvia en una Mujer que resbala, lentamente ante su impotencia. Y es triste. Y también la víspera de algo inexorable.

Rescoldo gris y ceniza es un epílogo muy fuerte.

Juan Manuel, poco espacio has dejado para la esperanza, casi-casi nos arrinconás al final y sin embargo nada pierde de su belleza este magnífico trabajo.

Gracias por el chapuzón entre tus pensamientos mi Queridísimo Amigo!
Un besazo, dos, tres, un montonazo!

Juanma dijo...

Er Tato: empezar el día con un poema y un café es siempre una buena opción. ¡¡Quiero más historias tabernarias!! Un abrazo.

mangeles: en Sevilla hay dos momentos al año fascinante. El de las primeras lluvias, con olor a tierra mojada. El que anticipa la primavera, con la explosión del azahar. Besos.

sevillana: querida madrina, ya sabes que poner una canción de Serrat, cualquiera, es siempre un acierto. Besos.

Juanma dijo...

América: dicen que tras la tempestad siempre llega la calma. Yo nunca me creo lo que dicen. Besos.

@angelluz: tu eres garantía de sol dentro del invierno (un poquito cursi, lo sé, pero cierto). Besos.

marisa: sólo digo, tras haber empezado el día leyéndote, que eres una poeta enorme. Besos.

Juanma dijo...

desnuda en otoño: gracias por venir, fascinante comienzo de tu blog. Tener cerca unos brazos que den calor es siempre una buena opción. Besos.

Susana: me encanta, mujer y lluvia unidas. Me gusta, en general, todo aquello que se derrama. Besos, besos, besos, besos...

María Socorro Luis dijo...

Muy, muy hermosa tu prosa poética de hoy, Juanma.

Dulce, melancólica balada a la lluvia y al otoño...Puritita poesía.

Abrazos. Soco

RMC dijo...

El amor siempre deja huella, a pesar de la tristeza y melancolía, la lluvia relaja, preciosa entrada.

Saludos
RMC

Du Guesclin dijo...

Por un lado me encanta Serrat, pero la lluvia... yo soy mas de secano, la verdad. Eso sí, he de reconocer que con este calor unas gotitas no vendrían nada mal...

Saludos.

Juanma dijo...

Soco: siempre muchas gracias por tus palabras, querida mía. Besos.

RMC: sí, así es, siempre deja alguna huella el paso de un amor. No hay duda. Muchas gracias, saludos.

Du Gluecin: yo me manejo bien con la lluvia, la verdad. Mi querido amigo, un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muy tristes los versos, amigo Juanma, pero no les quito la belleza y el amor de tu creación.

Recibe un fuerte abrazo.